→ Visita nuestra tienda de 🐶 Accesorios para Perros 🐶

Carlino o Pug

Carlino o PugEl carlino o pug es una raza de perro originaria de China que se ha vuelto muy popular durante los últimos años. Se trata de un animal perteneciente al grupo de los molosos, cuya característica principal es que tienen una gran cabeza, un hocico muy corto y una musculatura pronunciada. La Federación Cinológica Internacional ha incluido al carlino en la lista de los treinta perros más populares de todo el mundo. El aspecto del perro pug llama considerablemente la atención, ya que tienen un rostro muy compacto con los ojos grandes y casi desorbitados.

Su expresión en muchas ocasiones es triste por naturaleza, pero eso no quiere decir que estén descontentos sino que forma parte de su morfología. Los carlinos tienen un tamaño pequeño y se mueven con bastante torpeza. Deben comer pienso para perros de primera calidad. Para que estén bien hay que ofrecerles juguetes para cachorros. Es recomendable que siempre tengan a su alcance una cama para perros de pequeño tamaño para que puedan descansar tranquilamente.

Su aspecto físico es tan llamativo que se han convertido en mascotas muy comunes durante los últimos años. Algunas personas ven a los pugs atractivos mientras otras los encuentran tan extraños que les terminan pareciendo extremadamente graciosos. Cuidar de un perro carlino es muy sencillo, pero en ocasiones pueden sufrir ciertas enfermedades respiratorias debido a la mala distribución de su rostro. Tener la cara tan compacta les dificulta la respiración y en muchas ocasiones emiten fuertes ronquidos tanto mientras duermen como mientras están despiertos. El origen del nombre del carlino es bastante curioso. Se cree que la palabra «pug» puede venir del inglés antiguo. Por aquel entonces sería conocido como pugg. Ese término se utilizaba de forma cariñosa para determinar a los pequeños amigos más juguetones. En muchos casos los cachorros de los carlinos son conocidos como pugletitos. Por otro lado, la palabra carlino tiene origen en Francia. Se empezó a utilizar debido a un actor del siglo XVIII de origen italiano conocido como Carlo Antonio Bertinazzi, al que todo el mundo llamaba por su seudónimo Carlin. El aspecto que ese personaje histórico presento al interpretar a un arlequín en el teatro parisino recordó a la gente el antifaz negro característico de la raza.

Historia del Carlino

Los debates acerca del origen del pug han desplegado diversas teorías y a día de hoy no se sabe con certeza cuál es la verdadera historia de esta raza tan curiosa. Algunas personas creían que los carlinos se originaron en el lejano oriente, mientras que otras aseguraban que sus inicios como raza tuvieron lugar en Europa. Sin embargo, actualmente la mayoría de los estudiosos de la raza aceptan que el carlino se originó en China, desde donde viajó hasta Japón justo antes de expandirse por Europa. Algunos expertos aseguran que los pug se cruzaron con otras razas europeas de cráneo largo y dieron origen a muchas otras razas braquicéfalas de cráneo redondeado. En los países asiáticos existe una raza conocida como  happa que se cree que podría ser el antepasado directo del carlino. El origen del nombre pug también es bastante incierto. Al principio del artículo hemos dado una de las versiones, pero hay más. Algunas personas dicen que la palabra pai se utilizaba para designar a estos perros en el continente asiático, pero a oídos de los europeos podría sonar como pug. Otra alternativa es que el mote derive del término pugnus, que significa puño. En ese aspecto la relación estaría en que la cara aplastada del carlino podría recordar al aspecto de un puño cerrado.

También podría venir de la palabra puck, que evoca a imágenes traviesas. En algunas partes del mundo el perro pug o carlino es conocido como mops, que procede del término holandés Mopshund que quiere decir algo así como refunfuñar. Esa palabra se utilizaba para designarlos debido a su aspecto arrugado con el ceño siempre fruncido. Al hablar de la historia del pug es imprescindible hacer mención a China. Allí el carlino era venerado y los miembros de su raza era considerados como parte de la realeza. Eran cuidadosamente vigilados y algunos de ellos disponían de sirvientes que se encargaban de todos sus cuidados. Los encargados de los carlinos intentaban que tuvieran a su alcance todas las comodidades posibles. Por ese motivo los pug solo vivían entre los miembros de las cortes. El perro carlino tuvo gran popularidad en China hasta el siglo XII, pero poco fue desapareciendo hasta que volvió a resurgir en el siglo XVI. Hoy en día todo el mundo acepta la teoría de que el pug o carlino surgió en Oriente y que luego terminó llegando a occidente. El ejemplar que llegó por aquel entonces era muy parecido a la raza que conocemos actualmente porque apenas ha ido variando. Antes de llegar a Europa los perros pug o carlino eran muy conocidos en toda Asia.

Llegaron a occidente a través de Rusia. De hecho, la zarina Catalina la Grande tenía una gran cantidad de carlinos en su palacio. El pug carlino ha estado muy ligado al país de Holanda ya que fue uno de los primeros lugares de occidente en los que se popularizó. En un principio llegaron a ser llamados mastiff holandeses. Los carlinos holandeses tuvieron una gran influencia a la hora de conseguir que la raza pug se extendiera por todo el continente. La Compañía Holandesa de las Indias Orientales llevaba en sus barcos a perros carlino como parte de su preciado cargamento. Se cuenta que un pug salvó la vida de Guillermo I de Nassau advirtiéndole frente a la presencia de las tropas españolas. Desde entonces siempre mantuvo a perros de esa raza. En el año 1688 Guillermo de Orange llegó a Inglaterra con su mujer para ocupar el trono inglés y con ellos llegaron diversos ejemplares de perros carlino. Cada uno de los animales llevaba un lazo naranja en el cuello para potenciar su pertenencia a la casa real. La raza pug fue muy bien aceptada en Inglaterra rápidamente. En el siglo XVIII se puso de moda entre la gente con un cierto rango social. La reina Carlota, esposa del rey Jorge III, era especialmente aficionada a los perros carlinos o pug.

Sin embargo, hacia la mitad del siglo XIX la popularidad de la raza fue descendiendo. Sin embargo, el carlino no pasó desapercibido durante mucho tiempo. La reina Victoria tenía un pug. El príncipe de Gales regaló un carlino a su esposa la reina Alejandra antes de viajar hacia la India.  En el año 1885 el carlino fue inscrito de forma oficial en el libro de orígenes genealógicos del American Kennel Club de los Estados Unidos. En ese país también están clasificados como perros miniatura y pertenecen al grupo de los perros de compañía según la  FCI. El carlino es una raza popular en los Estados Unidos. En el año 1981 un pug propiedad de Robert A. Hauslohner fue el primer individuo de esta raza en ganar el concurso de belleza del Westminster Kennel Club. Hasta el momento ha sido el único carlino que ha conseguido ese premio. Hoy en día siguen siendo muy populares como mascota.

Características del Pug

Si por algo destacan los pugs es por su aspecto físico. Las características de los carlinos son realmente sorprendentes. Son perros pequeños, muy macizos y con un aspecto tanto compacto como bastante cuadrado. Tienen la cabeza extremadamente grande en comparación con el resto del cuerpo. El cráneo es redondeado, tiene una robustez muy sólida y suelen tener la cara cubierta de pliegues y surcos en la piel. El hocico del carlino pug es chato y más bien cuadrado. Sin embargo, su principal característica son los ojos. Tienen las órbitas muy grandes y prominentes. De hecho, en muchas ocasiones parece que se les salen de las cuencas.

El color de sus ojos suele ser bastante oscuro. Las patas de los perros pug se muestran bien rectar y erguidas, mientras que la cola permanece rizada creando un pequeño bucle. Su pelo es suave, brillante y muy espero, pero siempre permanece corto. Los carlinos son normalmente de color leonado o cobrizo, aunque hay un par de variantes. La primera de ellas es más plateada y la segunda muestra tonos más anaranjados. Poseen una máscara o un antifaz negro envolviendo los ojos. Una raya negra cruza su cuerpo desde la cabeza hasta la cola. Aunque no están reconocidos por el estándar, hay otros colores de carlinos como pueden ser el blanco o el negro. Sin embargo, esos individuos son complicados de encontrar porque sus nacimientos no son nada frecuentes.

Comportamiento

El comportamiento de los pugs es generalmente bastante bueno. Si son correctamente educados los carlinos no tienen por qué ser nada agresivos. Es evidente que al igual que todos los animales pueden morder, pero esos casos son muy extraños y además no suelen tener demasiada fuerza en la mandíbula por lo que no hay por qué preocuparse. Si son tratados con cariño y con respeto desde pequeños su carácter será de lo más amigable tanto con las personas como con las otras mascotas. Pese a tener unas dimensiones generalmente pequeñas, no tienen miedo a los perros de las razas más grandes y eso puede hacer que se metan en problemas. Por ese motivo hay que educarlos muy bien, para que su valentía no se vuelva en su contra. Los carlinos son muy juguetones y agradables con las personas, por lo que siempre buscan relacionarse con sus cuidadores.

Sin embargo, algunos individuos se muestran reacios a interactuar con los extraños y pueden ser algo recelosos. Eso hace que sean buenos perros guardianes o de alarma, ya que ladran cuando ven a gente que no conocen. Los carlinos tienen una gran inteligencia y se sitúan en el puesto cincuenta y siete de las razas que aprenden con más facilidad. Algunos pug son algo tozudos y si no son correctamente entrenados no hacen demasiado caso. Hay que educarlos a que acudan a la llamada y no solo cuando ellos quieren, ya que de lo contrario pueden aparecer problemas. Son perros fáciles de mantener.

Los pugs o carlinos cogen mucha confianza con sus cuidadores y no suelen alejarse demasiado de ellos cuando salen a pasear. Normalmente prefieren la compañía de las personas a la de otros animales. Los carlinos que se encuentran en perfecto estado de salud se comportan siempre de forma vivaz y con mucha vitalidad, especialmente durante los primeros años de vida. A los pug les encanta saltar, ladrar y correr de forma constante, aunque se cansan muy rápidamente porque suelen tener problemas en el sistema respiratorio. Con el paso de los años suelen tranquilizarse un poco. Tienen una complexión maciza que hace que puedan jugar de forma constante tanto con los niños como con los adultos.

Cuidados Básicos

Los carlinos son perros fáciles de cuidar, pero dada la peculiaridad de su morfología hay que tener en cuenta una serie de aspectos básicos para que se encuentren en el mejor estado posible. En principio deben ser alimentados con un pienso de primera calidad bajo en grasas para evitar problemas relacionados con el sobrepeso. Deben de disponer de una zona de descanso, pero también de una de juego para que puedan ejercitarse. Su pelaje no requiere cuidados excepcionales, por lo que hay que bañarlos únicamente una vez cada dos o tres meses. Sus ojos están localizados anteriormente, lo que hace que estén mucho más expuestos al roce con los objetos que van encontrando a u paso. Eso hace que puedan sufrir irritaciones y rojeces. En ocasiones pueden lesionarse o rasguñarse y lo mejor es acudir rápidamente al veterinario. Los ojos de los carlinos o pug deben limpiarse semanalmente con una gasa humedecida con agua caliente para eliminar las secreciones acumuladas.

Se pueden emplear también productos específicos para limpiar el contorno de los ojos de las mascotas. Las numerosas arrugas que cubren su cuerpo también pueden servir como escondite para la suciedad. Por ese mismo motivo es recomendable limpiar suavemente los pliegues con un trapo húmedo. Pueden utilizarse cremas hidratantes para evitar los roces. Hay que maximizar la higiene con los carlinos o pug para que estén en perfecto estado y para que no aparezcan irritaciones. Cuidar los oídos es fundamental, ya que como tienen las orejas caídas el aire no circula de forma continuada en su interior y eso hace que aumente considerablemente la humedad. La acumulación del calor con la humedad pueden causar hongos e infecciones bacteriológicas,  por lo que hay que limpiar su interior con suavidad de forma continuada.

Salud del Perro Pug

El carlino es una raza de perro braquicéfala, lo que puede ocasionarle muchas complicaciones. Eso significa que tienen la cabeza muy redondeada con un hocico corto y unos ojos protuberantes, lo que hace que sufran el síndrome braquiocefálico. Como su nariz es bastante corta en ocasiones sufren disnea, que es una especie de dificultad a la hora de respirar. Los problemas respiratorios de los carlinos son permanentes y no puede hacerse nada por ellos. Por ese motivo lo mejor es mantener siempre las fosas nasales de las mascotas bien limpias. Los perros pug también pueden sufrir problemas en los ojos a consecuencia de la irritación causada por los pliegues frontales. Los carlinos tienen la tráquea bastante estrecha, de modo que pueden tener problemas respiratorios.

Algunos ejemplares adultos también sufren patologías relacionadas con el corazón. La cola de los pug forma una espiral muy característica debido a que las vértebras de esa parte de la columna son en realidad hemivértebras. En algunos cachorros esa alteración se expande hacia el resto de la columna, lo que puede producir problemas como la espina bífida. Los animales con deformaciones morfológicas no deben tener descendencia, porque podrían pasar esos mismos problemas de salud a sus crías. Existe una enfermedad neurológica degenerativa que afecta al 1% de los individuos conocida como encefalitis del pug o PDE. Se trata de una patología mortal que por el momento no tiene cura. Esa es la razón por la que los perros de la raza carlino no deben reproducirse antes de los dos años, ya que de ese modo es más probable que no transmitan ese gen a sus crías.

Reproducción y Endogamia

Criar a un carlino es bastante sencillo, ya que por norma general todo sucede del mismo modo que en cualquier otra raza. Sin embargo, hay que tener especialmente cuidado durante las últimas semanas de gestación y en el momento del parto porque en ocasiones pueden surgir problemas. Normalmente nacen entre cuatro y cinco cachorros en cada camada. Su apariencia física y sus diversos problemas de salud hacen pensar que sus características son debidas a la consanguinidad o a la excesiva mezcla genética. Y la realidad es muy alarmante. Tras un exhaustivo estudio, en un documental de la cadena británica BBC se demostró que más de diez mil individuos de la raza carlino poseían patrimonio genético de solamente cincuenta ejemplares.

Es decir, los perros de la raza pug muestran un nivel de consanguinidad y de endogamia realmente desconcertante. Algunos estudios demuestran que la sangre de los carlinos apenas se ha renovado durante los últimos quinientos años, momento en el que los primeros animales fueron importados por los europeos desde China. Los nuevos criadores deben tomarse las cosas muy en serio para mejorar la calidad de la raza. Solamente hay que cruzar a ejemplares sanos, sin relación de parentesco y una vez hayan alcanzado la edad adecuada. Las hembras más pequeñas no deben tener descendencia porque pueden surgir complicaciones.

Problemas de Obesidad

Entre los problemas de salud de los pug más peligrosos se encuentra la obesidad. Los carlinos con sobrepeso tienden a tener una longevidad muy inferir a la media, por lo que hay que tomar todas las medidas posibles para intentar solventar el problema. La obesidad es un problema de salud que va ligado a la raza, pero puede prevenirse. Los carlinos son perros pequeños que si no reciben la alimentación adecuada pueden engordar muy fácilmente. Son propensos a acumular mucha grasa en determinadas zonas del cuerpo. Pese a que necesitan poco alimento para subsistir tienen un apetito muy voraz y suelen ingerir más pienso del que realmente deberían. Los dueños los ven frágiles y tienden a ser permisivos, dejando que coman todo lo que quieren.

Los pugs deben comer pienso seco, a ser posible light para evitar ese tipo de problemas. Marcas como Royal Canin ofrecen piensos especiales para la raza carlino que suelen contener las calorías que necesitan para seguir en plena forma. Para evitar situaciones de pugs con sobrepeso es importante fomentar el ejercicio. Para ello hay que sacar a los animales de casa una vez al día durante al menos una hora y hay que hacerlos jugar. Los carlinos con obesidad enferman más fácilmente, presentan problemas de corazón y en muchos casos pueden lesionarse los huesos y las articulaciones. Los carlinos que gozan de plena salud presentan un cuerpo con una musculatura bien marcada que se aprecia fácilmente bajo la piel. El método más eficaz para tratar el sobrepeso en los carlinos es reducir las dosis de alimento y eliminar los premios o golosinas. No hay que forzar el ejercicio más de la cuenta porque su sistema respiratorio es débil y podrían no aceptar la presión. Los carlinos tienen una capacidad pulmonar como la de las personas asmáticas.

Cachorros de Pug

Encontrar un carlino cachorro hoy en día es bastante sencillo. Existen criadores a lo largo de todo el mundo, por lo que es fácil encontrar a la mascota deseada. Sin embargo, hay que tomar una serie de precauciones para evitar que surjan problemas durante la adopción. En primer lugar hay que pensar si se debe comprar el cachorro de pug por internet, en una tienda de animales o en un centro de cría especializado. Los criaderos son bastante más caros, pero también más fiables. Por ese motivo es la opción que os recomendamos. Sin embargo, a la hora de escoger el mejor centro de cría hay que vigilar algunos aspectos básicos. En primer lugar hay que hablar con los encargados y observar si sabe o no muchas cosas sobre la raza de perro carlino o pug. Eso va a darnos el nivel de confianza que necesitamos para dar el primer paso sin equivocarnos. Es mejor tomar todas las precauciones posibles.

Una vez certificado que son criadores con unos valores éticos enfocados a mejorar la calidad de la raza y no solo en el dinero podemos indagar un poco más. Los perros pug pueden padecer problemas respiratorios severos, por lo que sus instalaciones deben ser impecables. Los cachorros de carlino tienen que entregarse con cartilla sanitaria, con vacunas y con microchip. Además, deben tener al menos dos meses de edad. Sería recomendable adquirirlos con pedigree para conocer todos sus antepasados. El criador debe hacerse responsable frente a las incidencias que pueda ocasionar una patología hereditaria. Además, lo mejor es optar por un centro de cría cuyos responsables se interesen en realizar un seguimiento del cachorro una vez vendido.

Galería de Fotos

A la hora de pensar en mantener a un carlino como animal de compañía es necesario que el futuro cuidador se informe mucho sobre la raza porque de ello va a depender su bienestar. Sin embargo, no todo tienen que ser conocimientos. También hay que ver, observar y comparar imágenes para observar las diferentes morfologías que pueden mostrar los individuos de la raza. A la hora de buscar fotos de carlinos la mayoría de la gente busca imágenes de cachorros a través de google. En los buscadores aparecen imágenes tanto de individuos nacidos en centros de cría como de cachorros que viven en casas particulares. Es bueno observar bien las características físicas de la raza pug antes de adquirir un ejemplar para poder darse cuenta de cualquier cambio en su organismo más fácilmente. A continuación os adjuntamos una galería de fotos con la mejor selección de imágenes de pugs:

Carlino Pug 1

Carlino Pug 2

Carlino Pug 3

Carlino Pug 4

Carlino Pug 5

Como habéis podido ver en la parte superior, si bien es cierto que la mayoría de los carlinos tienen unas características muy similares también es cierto que cada ejemplar muestra unos matices que los diferencia. Los perros carlino tienen la cara plana o chata, pero unos la tienen más ovalada que otros. Además, como se puede apreciar en las imágenes no todos tienen el mismo color. Aunque lo más habitual es verlos de color cobrizo o leonado, también hay pugs negros, blancos y de otras variedades muy poco comunes.

Precio del Carlino

Conocer el precio de un carlino es fundamental antes de realizar una compra, pero es complicado estimarlo porque varia mucho en función del lugar en el que se realice la transacción. El precio de los pugs en internet es bastante económico y en páginas de clasificados como milanuncios pueden encontrarse cachorros desde trescientos euros. Sin embargo, hay que ir como muchísimo cuidado en esos lugares. Si bien es cierto que algunos de los vendedores son fiables, por esas páginas también hay criadores engañosos que intentan venderte gato por liebre. En las tiendas de animales el precio puede oscilar entre los quinientos y entre los setecientos euros. Si bien es cierto que el trato es más directo, lo mejor es acudir a los centros de cría. Los criaderos de carlinos ofrecen cachorros sanos, con todas sus garantías que normalmente son criados en un ambiente familiar en el que predomina el cariño y la educación. En esos centros el precio de un cachorro puede ascender hasta los 1000€. Si bien es cierto que es una tarifa elevada, en la mayoría de los casos vale la pena realizar esa inversión porque los cachorros suelen ser mucho más sanos. Además, van acompañados de las garantías y de la supervisión que puede ofrecer un profesional. Si te gustan tanto los perros como a nosotros puedes leer nuestros artículos sobre otras razas como el border colliegolden retriever, el american bully, el alano español, el yorkshire terrier, el basset hound o el bulldog americano, el pitbull, el bull terrier, el bichón maltés, el beagle, el pastor alemán, el dóberman, el rottweiler, el pomerania, el labrador retriever, el dogo argentino, el shar pei, el pastor belga y el braco de weimar.

Dieta y Ejercicio

Cuidar la dieta de los carlinos es fundamental porque de ello va a depender en gran medida su buen estado de salud. Si bien es cierto que son perros de pequeño tamaño, tienen un gran apetito y comen todo lo que van encontrando a su alcance. Eso hace que en muchos casos surjan problemas relacionados con el sobrepeso. Los carlinos más jóvenes deben ingerir muchas calorías para crecer sanos y fuertes, pero al desarrollarse correctamente es esencial cuidar al máximo lo que comen para que no surjan complicaciones con el paso del tiempo. Durante los últimos años algunas marcas reconocidas a nivel mundial han empezado a producir piensos para pugs o carlinos. Hay alimentos tanto para perros jóvenes como para adultos. La ventaja de esos piensos es que contienen menos calorías y han sido creados específicamente para los individuos de esa raza, por lo que poseen todo lo que necesitan para subsistir perfectamente. Algunas personas deciden utilizar la dieta BARF para carlinos.

Ese tipo de alimentación consiste en ofrecer a los perros alimentos crudos, tanto de origen animal como vegetal. Desde aquí no lo aconsejamos para esta raza porque es muy fácil caer en desequilibrios y los problemas podrían no tener solución. El pienso para perro pug es bastante económico, por lo que eso no debe ser una excusa. A parte de comprar un buen alimento, también hay que dosificar bien las raciones en función de la edad y de las características físicas de cada individuo. Si un carlino va cogiendo más peso del necesario es mejor rebajar la dosis. Por el contrario, si se le aprecian demasiado los huesos de las costillas se les pueden ofrecer dos raciones diarias hasta que lleguen a su peso ideal. Es tan preocupante un ejemplar demasiado delgado como uno obeso.

Llevarlos al veterinario al menos una vez al año para que les realicen una analítica es muy recomendable, ya que gracias a eso se pueden ver su carencias y se puede saber si necesitan o no suplementos alimentarios como el calcio o las vitaminas que hoy en día pueden encontrarse en todas las tiendas de productos para animales. La alimentación es un factor muy influyente en el estado de salud del perro carlino, pero también lo es el deporte. Los pug deben ejercitarse de forma diaria. Para ello lo mejor es sacarlos al parque a pasear y jugar con ellos con una pelota, con un frisbee o con una cuerda. Sin embargo, no hay que hacer que se cansen demasiado y siempre tienen que tener agua a su alcance porque tienden a tener problemas respiratorios. Si se agotan más de lo necesario puede que todavía se les complique aún más algo tan simple como lo es inhalar y exhalar.

Aunque parezca algo increíble si las cosas se hacen bien los carlinos pueden participar incluso en competiciones de agility dog. Se trata de un deporte abierto a todos los aficionados que posean al menos un perro, sea de la raza que sea. En esa práctica los perros van conducidos por sus guías para superar diferentes obstáculos, mostrando así su concentración, agilidad y obediencia. El principal objetivo de ese deporte es crear una buena conexión entre el perro y su cuidador, por lo que es un método idóneo para educar a los perros. El carlino es un animal muy inteligente, por lo que entienden fácilmente qué se les quiere decir. Eso hace que aprendan muy rápidamente y algunas personas deciden educarlos para que hagan agility dog a modo de distracción.

El agility puede ser muy beneficioso para los carlinos, porque les proporciona un equilibrio físico y psicológico. Además, es un buen método para pasar mucho tiempo con tu mascota. El entrenamiento debe ser paulatino y no hay que forzarlos. Los pugs aprenden de forma progresiva a controlar el calentamiento de su cuerpo que es muy rápido y peligroso. Los expertos aseguran que los carlinos que realizan deporte de forma moderada se agitan menos y eso favorece su respiración. La mayoría de los pug son muy valientes y no tienen miedo a la hora de participar en competiciones de agility por más perros de otras razas que haya, por lo que son unos candidatos estupendos para hacerse un buen hueco en esos ejercicios tan divertidos.

El agility se puede practicar con un carlino tanto por diversión como a modo competitivo. Practicarlo por mero ocio puede ser muy beneficioso porque ayuda a estrechar el vínculo entre el animal y su cuidador. Para la gente a la que le gusta la competición también es un buen método ya que los resultados siempre son objetivos. El objetivo del juego es que el carlino pase por una serie de obstáculos en el orden indicado sin realizar fallos y dentro de un límite de tiempo previamente establecido. Cada falta supone una penalización, así como cada segundo que se pasa sobre el tiempo indicado. Tres rehúses de los diferentes obstáculos suponen la eliminación del concurso, pero el número de faltas es indeterminado.

Carlinos Negros

El color de los carlinos siempre ha sido leonado o cobrizo con un característico antifaz en el rostro. Sin embargo, a lo largo de la historia han aparecido diferentes patrones nuevos entre las que cabe destacar a los pug de color negro. Lady Brassey mostró algunos carlinos negros en una exposición de belleza en el año 1886. Se cree que el primero de ellos fue traído directamente desde China. En el año 1877 el color negro se consideró nuevo y aceptado dentro de la raza, pero hay constancia de ejemplares de ese color mucho más atrás en la historia. Gracias a los cuadros de William Hogarth tenemos constancia de que hubo carlinos negros mucho antes. En una obra pictórica titulada House of Cards datada del año 1730 puede verse a un pug de color negro junto a un grupo de niñas. Cien años después la reina Victoria tenía en posesión a un carlino negro con manchas blancas que llamó mucho la atención de la gente. Algunos escritos detallan que algunos perros carlino negros nacieron mucho tiempo atrás en Inglaterra, pero al proceder de individuos leonados se creía que eran mutaciones nocivas y en muchos casos eran sacrificados. En el año 1896 se intentó potenciar la idea de que los carlinos negros habían surgido en Inglaterra y que eran una variedad propia de allí. Sin embargo, la teoría no tuvo el peso suficiente para que eso fuera aceptado. El perro carlino puede aparecer en colores diferentes al patrón habitual como puede ser el negro, el rojizo o el blanco. Sin embargo, lo más habitual es que los pug sean de color leonado.

Adoptar un Pug

Cada vez hay más gente que intenta adquirir un perro carlino, pero no todas las personas tienen el dinero suficiente para poder comprarlos en un centro especializado. La solución está en las protectoras de animales y en los refugios caninos. Hoy en día no es demasiado complicado adoptar un carlino. Si, en efecto, se pueden encontrar carlinos gratis. Eso se debe a que por desgracia cada vez hay más abandonos de animales. Mucha gente compra perros para sus hijos sin pensarse bien las cosas y al ver que se cansan o que no pueden mantenerlos deciden dejarlos en la calle. Por ese motivo antes de comprar un carlino o pug lo mejor es acudir a un centro de acogida para ver si hay un ejemplar de esas características.

El problema es que en esos lugares los carlinos normalmente ya son adultos. Sin embargo, eso puede tener sus ventajas. Los pug que tienen más de un año tienen un carácter mucho más tranquilo y equilibrado, por lo que es mucho más sencillo adiestrarlos correctamente. Encontrar carlinos pequeños o crías de pug en adopción es mucho más complicado, pero no imposible. En ocasiones hay gente que los hace tener descendencia con el único objetivo de experimentar esa sensación y en ocasiones no quieren lucrarse de ello, por lo que a veces regalan los cachorros a familiares o amigos.

Hoy en día internet facilita mucho las cosas. Unos aficionados a los perros pug decidieron crear la página web www.carlinosos.com con la intención de ayudar a todos los individuos de esa raza que se encuentren en un proceso de exclusión o en una situación desfavorable. En la página hay un área en el que se conciertan acogidas, otra en las que se exponen los perros carlino en adopción y otra en la que la gente que ha perdido a su pug puede poner sus datos para intentar recuperarlos. Además han creado una sección especial con todos los finales felices que van consiguiendo con su labor diaria. Es un buen ejemplo de que internet puede ser de gran ayuda, incluso para los perros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*