→ Visita nuestra tienda de 🐶 Accesorios para Perros 🐶

Dieta BARF

Dieta BARFEstamos seguros que en alguna ocasión has oído hablar de la dieta BARF para perros, siglas de Biologically Appropriate Raw Food. En algunos lugares es conocida como ACBA o simplemente como dieta natural a base de alimentos crudos. Si bien es cierto que esta sección está especialmente diseñada para vender pienso para perros, nos parece justo y razonable explicar a nuestros usuarios todas las alternativas de las que disponen para que sean ellos mismos los que escojan la opción que mejor les parezca. La dieta BARF tiene algunas ventajas y desventajas que explicaremos a continuación para que quede todo claro.

Se trata de una dieta casera, por lo que hay muchas recetas que pueden adaptarse a las condiciones de cada persona y de cada perro. Algunos expertos aseguran que las dietas crudas son la mejor opción para los perros. En primer lugar hay que recordar que los perros descienden genéticamente de los lobos salvajes y que la única diferencia con ellos es que han sido completamente domesticados.

También se diferencian porque han pasado por un proceso de selección reproductiva, lo que ha permitido que aparezcan razas tan diferentes. Todo eso se ha llevado a cabo durante siglos, pero todavía conservan rasgos de sus parientes lejanos como es su mandíbula carnívora. Algunos expertos se preguntaron qué comían los lobos e intentaron plantearse por qué no resultaría lógico alimentar a los perros del mismo modo. Los lobos no comen pienso, comida húmeda ni snacks, sino que se alimentan de la carne de las presas a las que dan caza. Si un perro se quedara sin comida sus instintos innatos lo obligarían a cazar para comer, lo que dice mucho de ese tipo de animales. Los instintos de supervivencia más primitivos se ven aumentados en los momentos más duros.

Los investigadores que apoyan esta dieta natural se han fijado en que los lobos cazan principalmente a presas herbívoras como los conejos, las ovejas o los ciervos, por lo que al ingerir a esos animales no solo comen carne sino también los productos vegetales que las presas tengan en ese momento en su estómago. Eso hace que la base de la dieta B.A.R.F sea una alimentación a base de carne cruda con huesos y en menor medida vegetales crudos. Los perros son carnívoros, por lo que su alimentación debe estar basada principalmente en la carne complementada con pequeñas cantidades de otros ingredientes.

Los defensores de la dieta BARF la exponen y hablan de ella como una auténtica filosofía de vida en la que se ve la alimentación natural como el centro del bienestar de los animales. Según ellos con el pienso para perros se alimenta a los animales, pero con la dieta natural cruda se consigue nutrir correctamente a las mascotas. Algunos profesionales aseguran que los perros pueden vivir perfectamente comiendo huesos carnosos con carne cruda y algunas verduras. Esas dietas se basan en la calidad de las proteínas, por lo que no hay que utilizar carnes derivadas de los desechos humanos. Con esa dieta los perros se mantienen más fuertes. La dieta BARF vale para cualquier tipo de perro independientemente de su raza, de su edad o de su tamaño.

Como es evidente la dieta debe cambiar con sentido común para adaptarse a cada ejemplar ya que unos individuos son más activos y otros son más sedentarios. La dieta biológica natural les encanta, por lo que los perros van a disfrutar mucho más de todas sus comidas. Si te fijas en la mirada de tu mascota seguro que percibes algo diferente. La cantidad de comida diaria que debe ingerir une ejemplar adulto ronda un 3% de su peso corporal. Sin embargo, en caso de ser un cachorro esa cantidad puede subir hasta un 10% porque su metabolismo está mucho más activo y necesitan energía para crecer.

Los beneficios de los huesos crudos es que no suelen astillarse, ni siquiera los de las aves como los pollos. Los huesos que suelen astillarse son los cocidos, por ese motivo es recomendable ofrecer siempre la carne cruda. Complementar la dieta con suplementos como el calcio y las vitaminas puede ser beneficioso, especialmente en las épocas del año en la que los perros son más susceptibles a padecer enfermedades como puede ser el invierno. Los perros pueden comer también un yogur probiótico conocido como kéfir de vez en cuando porque es muy beneficioso para los animales. No hay que ser nunca extremistas. La alimentación natural es realmente beneficiosa para los cánidos, pero el pienso de buena calidad también puede ser mu aceptable. Hoy en día ya existen diversas empresas en nuestro país que comercializan comida cruda especialmente preparada para los perros. La ventaja de eso es que las dietas ya están completamente preparadas y solo hay que suministrárselas a las mascotas. Algunos de esos comercios son Naku o la Dieta Yum. A nivel internacional hay otras marcas como Steve’s Real Food.

Origen y Descripción

La dieta BARF o alimentación cruda biológicamente adecuada es una técnica creada por el veterinario de origen australiano Ian Billinghurst. El doctor define a la dieta como la única forma de alimentar a los perros de la forma adecuada. Según él su principal objetivo es mejorar la salud de los animales y aumentar su longevidad. Para ello la alimentación natural mejora la capacidad reproductiva y minimiza la necesidad de que los perros tengan que ser atendidos por los veterinarios. El veterinario inventor de la dieta dice que alimentar correctamente a los perros es ofrecerles los alimentos para los que ellos evolucionaron y por los que están diseñados para comer. Los piensos comerciales basados en cereales causan bastantes problemas de salud según su punto de vista ya que asegura que los perros no están programados para comer eso. Una dieta biológica y apropiada para los perros es aquella que se basa en los alimentos crudos similares a los que sus ancestros comerían en estado salvaje.

La alimentación debe contener los mismos nutrientes y las mismas características que la dieta de los lobos, por lo que debe incluir huesos, grasa, vísceras, materias vegetales y carne magra. En ocasiones el desconocimiento hace que algunos expertos, incluso veterinarios, no recomienden la dieta BARF. Si bien es cierto que ellos tienen muchas nociones sobre la salud animal, en realidad no son nutricionistas caninos y por tanto hay que dejar en sus manos todas las especulaciones en torno a la viabilidad de este tipo de recetas. En ocasiones esos expertos no recomiendan la dieta por conveniencia económica, ya que muchos de ellos venden piensos especiales en sus consultas. Otro motivo por el que algunas personas no recomiendan esas dietas naturales son las agresivas campañas publicitarias que realizan las grandes marcas de piensos que en muchos casos consiguen confundir a la población.

Algunas personas tienen miedo de que al alimentar a sus perros con carne cruda se vuelvan más agresivos e incluso ataquen a la gente que los visite, pero eso es totalmente incierto. No pasa absolutamente nada de ofrecer a las mascotas alimentos crudos. Su comportamiento va a ser exactamente el mismo. Los perros con problemas intestinales aceptan mejor la comida natural que la industrial, por lo que todo van a ser beneficios para las mascotas. Gracias a la dieta BARF para perros su digestión se hará mucho más liviana y eso lo demostrarán a través de un comportamiento más vivaz. Algunos cuidadores se preguntan si los perros sufren algún riesgo de salud por comer alimentos crudos, pero en realidad no hay nada de lo que preocuparse. La carne cruda puede contener bacterias, pero al igual que las encuentran todos los objetos que van cogiendo los perros a diario con la boca. Además, la gran mayoría de esas bacterias son destruidas durante la digestión gracias a sus poderosas enzimas. A nivel particular recomendamos congelar la carne antes de ofrecérsela a las mascotas para evitar así cualquier tipo de problema.

¿Cómo Se Hace la Dieta B.A.R.F?

Algunas personas nos preguntan cómo se hace la dieta BARF. La esencia es realmente sencilla una vez se entienden sus bases. Para ello solo hay que utilizar materias primeras de primera calidad como lo son la carne y los huesos. Se pueden obtener directamente en los supermercados o en las carnicerías. Cuanto mejor sea la carne, mejor estarán los animales. Que una carne sea buena no significa que se trate de filetes o de solomillos. Pueden ser piezas sobrantes de los despieces siempre que no sean partes demasiado fibrosas y grasientas. Al hablar de los huesos es mejor utilizar los más tiernos y carnosos como pueden ser los que forman las carcasas de las aves como el pollo o el pavo. La ventaja de los huesos tiernos es que es más fácil extraer de ellos todos sus beneficios nutricionales. Los huesos no deben cocinarse porque pueden astillarse y causar daño a las mascotas.

La cantidad de comida que debe comer cada perro puede variar en función de su peso. El total del alimento puede administrarse en dos o tres tomas para que no pasen hambre entre horas. Ahora que ya conoces los ingredientes solamente debes elaborar el menú de forma diaria o realizarlo en masa y congelarlo para ir sacando cada día la dosis necesaria. Es esencial recordar que no hay que cocinar nada a excepción de las verduras. Algunos expertos añaden a todo lo anteriormente mencionado un poco de pasta hervida para que la dieta contenga más hidratos de carbono. Otra alternativa sería ofrecerles avena cocida.

Lo más importante a la hora de ofrecer a los perros la dieta natural BARF es tener mucho sentido común. Si un individuo está engordando más de lo necesario hay que detectarlo y rebajar la cantidad de comida que come cada día, mientras que si va perdiendo peso hay que hacer todo lo contrario. Especialmente al principio mientras está aprendiendo a crear las mejores recetas es recomendable hacer analíticas a los perros cada ciertos meses para asegurarse de que todo va bien y que los animales no sufren ningún tipo de carencia nutricional. Si un perro tiene problemas intestinales es mejor añadir más verduras, mientras que si siente dolores abdominales se puede incrementar el número de proteínas. Si un perro que sigue la dieta BARF tiene diarrea puede que algo esté fallando. Normalmente eso sucede si un ingrediente no le sienta bien. Si no se detecta cuál es lo mejor es dejar la dieta temporalmente.

Beneficios de la Alimentación Natural

Los beneficios de la dieta BARF son múltiples, por lo que cada vez hay más gente que decide ofrecer a sus perros ese tipo de alimentación cruda completamente natural. En primer lugar vamos a hablar de los aspectos físicos. Los perros que comen alimentos naturales y orgánicos crudos presentan un brillo mucho más intenso en el pelaje. El alimento fresco proporciona muchos más nutrientes y hace que los perros sean más activos. Además, esos ejemplares suelen estar siempre de más humor y con más ganas de jugar con sus cuidadores. Es cierto también que los perros que siguen la dieta BARF no desprenden tanto olor corporal. Normalmente beben menos agua porque los ingredientes que ingieren están bien hidratados.

Los perros que toman esa alimentación natural desarrollan mucho mejor la musculatura y es cierto que disminuye considerablemente la acumulación de la grasa corporal. Algunos ejemplares con dolor en las articulaciones ven muy mejoradas sus dolencias. Además, hay muchas menos probabilidades de que experimenten alergia a los alimentos y disminuye el riesgo de sufrir otros patologías. Todos esos cambios son los que se ven desde el primer momento. Sin embargo, a largo plazo hay muchos más beneficios ya que una de las principales ventajas es que con ese tipo de alimentación su sistema inmunitario se ve mucho más fortalecido. La dieta de la que hablamos en este artículo muestra efectos beneficiosos de forma inmediata en los animales y es probable que empieces a percibirlo desde las primeras semanas. El estado de salud de los perros mejora y hace que se vuelvan mucho más alegres y energéticos. Los perros se muestran más contentos, se mueven de forma más ágil y con mucha más felicidad.

En el momento de comer vas a ver como tu perro lo hace con muchas más ganas, ya que va a disfrutar mucho más de cada bocado. Es mejor dividir la comida en varias raciones para administrar bien los nutrientes a lo largo del día. Al igual que sucede con los humanos es mejor que coman más durante la mañana y al mediodía que durante la noche. Una de las principales ventajas de la dieta BARF es que los perros se hacen mucho más fuertes frente a las enfermedades, por lo que les resulta mucho más complicado verse afectados y en caso de ser así les resulta mucho más fácil superar cualquier divergencia.

Recetas Dieta BARF

Una vez hemos establecido las bases de la dieta, llega el momento de reproducir algunas recetas de dieta BARF para perros para que todos los cuidadores puedan aprender la mejor forma de alimentar a sus perros de forma casera. Elaborar menús crudos y naturales es muy fácil, pero hay que llegar a un punto de equilibrio para que las mascotas reciban todos los nutrientes que necesitan para desarrollarse completamente. Lo mejor de la receta es que no hay que cocinar ni hay que añadir ningún tipo de producto químico durante todo el proceso, por lo que las propiedades de las frutas, de las verduras y de la carne permanecen completamente intactas. Aunque al principio pueda parecer algo complicado la gran mayoría de las recetas de la dieta BARF son realmente sencillas y pensar en ellas solo va a ocuparnos un par de horas de forma mensual.

La inversión vale la pena porque se pueden conseguir mejores resultados que con un pienso comercial. En algunas tiendas de animales pueden encontrarse menús o raciones de dieta BARF congelada, por lo que puede ser una solución muy sencilla. Sin embargo, siempre es mejor realizar la dieta de forma personal para poder controlar en todo momento qué comen los perros. En primer lugar hay que decidir la composición de la receta. Las proporciones recomendables son:

  • 60% de huesos con mucha carne.
  • 20% de carne magra completamente cruda.
  • 10% de vísceras y órganos.
  • 10% de frutas y vegetales.

Eso es la base de toda dieta. Las proporciones deben respetarse al máximo para poder garantizar el todo momento el bienestar de las mascotas. Sin embargo, cada persona tiene libertad de elegir los mejores productos dentro de cada categoría. Eso hace que haya muchas opciones entre las que elegir. Lo mejor es que la dieta puede ir cambiándose, por lo que los perros nunca aburrirán ese tipo de alimentos. Los porcentajes pueden oscilar ligeramente y son meramente informativos. Se trata de una dieta bastante abierta a la interpretación y cada cuidador debe ir viendo qué le va mejor a su perro porque cada caso es único.

Ahora vamos a hablar de los ingredientes de la dieta BARF para que os hagáis una idea aproximada. Hay que recordar en todo momento que es esencial utilizar una gran variedad de carne, de fruta y de verduras ya que eso es una de las principales virtudes de esta dieta tan natural. Por ejemplo, un mes se puede utilizar ternera como carne magra, mientras que al siguiente se puede emplear pollo, pavo, cerdo e incluso pato. Vamos a detallar las características de cada ingrediente:

  • Huesos carnosos: son aquellos huesos blandos fáciles de digerir por el estómago de los perros, por lo que suelen gustarles mucho. Van acompañados de piezas de carne que los convierte en un ingrediente mucho más interesante. Los huesos siempre deben estar crudos y no cocinados. Entre ellos podemos destacar las carcasas de conejos, los muslos, las carcasas de pato, los huesos de pollo, el espinazo del cerdo, las alitas de pollo, las costillas de cerdo y el cuello de cordero.
  • Carne magra: la carne con grasa saludable debe estar bien troceada y sin huesos. En algunos casos podemos utilizar pescado. Hay gente incluso que combina ambos ingredientes para crear una dieta más completa y rica en ácidos grasos completamente naturales. La variedad de carne utilizada es fundamental para mejorar el día a día de los perros. Es fundamental utilizar al menos dos tipos de carne en cada receta. Dentro de la carne magra entran las mollejas de pollo, las sardinas, el cordero, el corazón de ternera, los boquerones, el salón, la pechuga de pollo y el atún, así como todos los ingredientes de similares características.
  • Frutas y verduras: la proporción de frutos y vegetales que deben ingerir a diario es bastante baja, pero es esencial para que sea existente porque a través de esos alimentos adquieren una gran variedad de vitaminas y minerales esenciales. Además, son alimentos con muchos antioxidantes completamente naturales. Al contrario de lo que sucede con la carne, es mejor cocer levemente los vegetales para que se ablanden y sean más fáciles de ingerir y de digerir por parte de los perros. Con las frutas y las verduras se puede hacer una especie de puré para aprovechar al máximo sus mejores propiedades. Hay que ir con mucho cuidado y retirar siempre las semillas de las frutas porque muchas de ellas pueden resultar tóxicas para los animales. Se pueden utilizar ingredientes como la calabaza, el brócoli, las zanahorias, la manzana, la pera, la coliflor, la lechuga, el melocotón o el plátano.
  • Órganos y vísceras: son un elemento fundamental porque tienen muchísimas propiedades beneficiosas para los animales. La casquería ayuda a complementar la dieta de los perros, pero hay que utilizar esos ingredientes en bajas cantidades. Se puede utilizar hígado y riñón de pollo o cordero, así como vísceras de animales similares.

Una de las cosas más importantes es acertar la cantidades exactas a la hora de comprar los productos para que no tengamos alimento sobrante. Calcular eso es complicado porque cambia mucho en cada caso. En primer lugar hay que ver el número de perros que poseas y su tamaño, así como la cantidad de ejercicio que realizan cada día. Las cantidades que vamos a exponer a continuación son para un único perro de raza media, por lo que puede variar mucho en cada caso. Si compras en grandes cantidades puedes ahorrarte algo de dinero, pero si no dispones de un congelador muy espacioso  es mejor adquirir solo lo necesario para cada semana. Un cachorro necesita comer en torno a un 10% de su peso de forma diaria de la dieta BARF, de modo que si se trata de un ejemplar que pesa cinco kilos deberá ingerir quinientos gramos de dieta BARF cada día.

Ese medio kilogramo puede dividirse en varias tomas diarias. Hay que recordar que de esos quinientos gramos un 60% deben ser huesos con carne, un 20% carne con grasa, un 10% vegetales y un 10% vísceras. Se puede calcular lo que come un perro un día y multiplicarlo por siete para saber lo que vas a necesitar cada semana. Lo que hace mucha gente es preparar todos los menús en un mismo día e insertarlos en bolsas individuales para crear raciones diarias. Esos menús pueden congelarse y de ese modo cada día puedes ir sacando lo que tu perro vaya a comer. Los perros adultos deben comer menos en proporción a su peso y la cifra se mantiene en torno al 3%, por lo que un individuo que pesa 30 kilos debe ingerir en torno a novecientos gramos cada día. De los 900 gramos que debe comer diariamente el 60% deben ser huesos (540g), el 20% debe ser magro de carne (180g), un 10% de verduras (90g) y otro 10% órganos (90g). Hacer cuentas en relación al peso del perro al principio puede resultar un poco molesto y engorroso, pero a la larga se te hará mucho más fácil. Además, de ese modo te aseguras de que tu perro come solamente lo que necesita.

Si se realiza la dieta BARF correctamente con ingredientes de calidad no hace falta complementar la alimentación con vitaminas ni con calcio, aunque se pueden añadir algunos elementos extra de forma ocasional. Cada semana se puede añadir un yogur natural sin azúcar, así como un par de huevos crudos. Otro producto que se puede ofrecer ocasionalmente a los animales es una lata de atún. Todo eso no debe realizarse de forma obligatoria, pero puede beneficiar a los animales. Algunas personas son reacias a utilizar la dieta BARF en sus perros porque tienen miedo de los parásitos que pueden contener los alimentos crudos. Y esas personas hacen bien, porque es cierto que hay bacterias y parásitos alojados en esos alimentos. Por ese motivo hay que ir con cuidado, especialmente con el pescado. A través de la digestión los perros utilizan sistemas enzimáticos y flujos gástricos muy ácidos que acaban con las bacterias de la carne, pero es mejor congelar el pescado antes de ofrecérselo a los perros para evitar cualquier tipo de problema. Los perros solo deben comer alimentos frescos aptos para el consumo humano comprados en supermercados de calidad. Es fundamental utilizar un antiparasitario interno de calidad cada tres meses para minimizar los riesgos. Hay que recordar que hay algunos alimentos prohibidos en la dieta BARF porque pueden ser peligrosos para los perros como es el caso de las uvas, de la cebolla, del ajo, del chocolate, del aguacate y de los frijoles.

Objeción a la Comida Comercial

Hoy en día pueden encontrarse muchas personas que sostienen estudios que aseguran que alimentar a los perros con alimentos comerciales como lo son los piensos o la comida húmeda pueden reportar problemas a las mascotas a largo plazo. Los principales defensores de la dieta BARF sostienen el argumento de que los piensos solo existen desde hace menos de un siglo y anteriormente los perros vivían perfectamente. En esos periodos los perros comían comida cruda. El calor que se utiliza a la hora de procesar los piensos destruye una gran variedad de nutrientes, así como elementos esenciales como las enzimas, los minerales y las vitaminas. Esos productos tratados con cambios térmicos son mucho menos digeribles. Las grandes marcas suelen añadir esos componentes después de que los alimentos hayan sido fabricados para otorgarle a las croquetas nuevas propiedades.

Los defensores de la alimentación natural sostienen que las propiedades originales no pueden sustituirse con suplementos. El mismo argumento se utiliza para denegar el uso de las sobras de la comida casera. Los piensos comerciales además contienen un alto porcentaje de cereales y granos que no son apropiados para sostener correctamente una dieta carnívora. Además hay que añadir que las bacterias que poseen los alimentos procesados se adhieren a los dientes, lo que produce problemas bucales y molestias a largo plazo. Mucha gente no solo se opone a la comida comercial, sino que además muestran su objeción a la carne cocina en general. Los perros llevan miles de años evolucionando comiendo siempre carne cruda, de ahí que los defensores de la dieta BARF afirmen que eso es lo ideal. El propio sentido común sugiere que no hay comida más nutritiva que ofrecerles sus presas naturales.

¿Cuánto Dinero Cuesta?

Muchas personas quieren saber si la dieta BARF es cara o barata. Aunque parezca algo increíble, puede resultar más económico comprar los alimentos frescos que adquirir un pienso de buena calidad pero solo si se hacen las cosas bien y con mucha consciencia. Está claro que se pueden encontrar piensos muy baratos, pero eso sería como envenenar a tu mascota muy despacio. La dieta BARF puede ser rentable si se compran los ingredientes en grandes cantidades, utilizando siempre los productos de temporada. A continuación vamos a detallar lo que cuestan algunos de los artículos más utilizados para crear estas dietas para que podáis haceros una idea aproximada. Los precios pueden variar en función de la población o del país en el que vivas. También hay que saber dónde comprar los productos, ya que las tarifas pueden variar considerablemente según el establecimiento al que acudas. La carne magra puede encontrarse a un precio medio de 3€ el kilogramo, mientras que un kilo de huesos carnosos suele costar como máximo 1€. La casquería, las vísceras y los órganos tienen un precio similar a la carne magra y la gran mayoría de los productos de origen vegetal no suelen superar los 2€ el kilo. Viendo esas tarifas el precio no es realmente alto y mucho menos si se compara mucho entre los diferentes supermercados y si se compran solamente productos de temporada que se encuentren en oferta.

Ejemplos Prácticos

Dieta Natural para un Perro de 50Kg

A continuación vamos a mostrar un ejemplo de dieta BARF para un perro adulto de la raza golden retriever que pesa en torno a los cincuenta y cinco kilogramos. Google está repleto de recetas y de ejemplos específicos, por lo que puedes buscar el que más le convenga a tu mascota. En el caso que vamos a tratar utilizaremos medio kilogramo de espaldas de pollo, diez alitas de pollo o dos costillas de vaca complementadas con un huevo. El cordero hay que dejarlo para cuando los perros estén más acostumbrados a la dieta porque suele ser algo más pesado. En caso de utilizar cordero lo mejor son las chuletas. Si quieres puedes emplear pescado. A los ingredientes anteriores hay que sumarle una taza y media de corazón de vaca con un poco de riñón. En vez de corazón puede utilizarse la misma cantidad de mollejas de pollo. A todo eso hay que añadirle una taza de verduras hechas puré. Para ello se puede utilizar judías verdes, zanahorias, calabacín, apio, lechuga, acelgas, espinacas y vegetales similares. A todo ello se puede añadir una cucharadita pequeña de aceite de oliva o de lino que es rico en Omega 3 y 6.

Dieta Natural para un Perro de 30Kg

Ahora vamos a hablar un poco sobre cómo debería ser la dieta BARF para un perro de un tamaño medio, de unos treinta kilogramos de peso. Vamos a detallar las medidas y los pesos necesarios para que un perro de ese tamaño se mantenga en perfecto estado durante todo un día. En primer lugar hay que añadir 300 gramos de huesos carnosos crudos como lo pueden ser las costillas de vaca, las chuletas de cordero e incluso los cuellos de pollo o pavo. Ahí hay que añadirle 100 gramos de carne picada. Es especialmente adecuada la de pavo, la de cordero o la de pollo, aunque también puede utilizarse pescado. A todo ello hay que añadirle 50 gramos de vísceras y órganos como los riñones, el corazón o los intestinos.

Se deben añadir también 50 gramos de frutas y verduras como la calabaza, las zanahorias o las espinacas. De forma ocasional se puede sumar un huevo crudo con cáscara para ofrecerles más calcio o un yogur natural sin azúcar. A todo ello se puede añadir una cucharada de aceite de salmón o de aceite de hígado de bacalao o de algún pescado similar. Todos los ingredientes mencionados suman un total de medio kilogramo de alimento crudo que puede dividirse en unas tres raciones diarias para facilitar en gran medida la digestión. Si tu mascota no está acostumbrada lo mejor es ir incluyendo la dieta BARF poco a poco para ahorrarse problemas. Es recomendable triturar los huesos con cuidado para que los puedan ingerir más fácilmente.

Detractores de la Dieta BARF

Al igual que en todos los ámbitos también hay gente que opina que no es adecuado alimentar a los perros solo con alimentos naturales completamente crudos. Es evidente que todo el mundo quiere la mejor nutrición para sus perros. Sin embargo, según los detractores de ese tipos de dietas alimentar a los perros con piensos comerciales es tan malo como alimentarlos solamente con dietas caseras. Según ellos la clave está en la variedad. Para ellos querer alimentar a los animales con solo un tipo de dieta es todo un error. Esa gente asegura que en caso de tener que elegir entre un buen pienso y la dieta BARF bien hecha elegirían la segunda opción, pero que en caso de poder cambiar la complementarían con otros productos que esa dieta no comprende. Los expertos que siguen esa filosofía optan por esquivar las dietas monótonas, basadas en un solo tipo de alimentación ya sean productos naturales o procesados. La variedad es fundamental, por lo que hay que realizar dietas bien hechas y supervisados por expertos nutricionistas. Una dieta variada y bien complementada ayuda a fortalecer el sistema inmunitario de los animales, así como fortalece totalmente el sistema digestivo. Todo eso hace que aparezcan parasitosis en menor medida. Alimentar a los perros con dietas crudas los somete a un mayor riesgo de contraer parásitos, especialmente en las zonas en las que no hay demasiada seguridad alimentaria y donde los controles sanitarios no son de demasiada calidad. Los detractores de la dieta BARF dicen que en caso de querer alimentar a los perros con carne lo mejor es realizar una pequeña cocción para matar los parásitos sin destruir los nutrientes.

Desventajas

Mucha gente se pregunta cuáles son las desventajas de la dieta BARF porque como es evidente no todo puede ser bueno. En primer lugar hay que mencionar las deficiencias nutricionales. Si ese tipo de dietas no son supervisadas por un médico veterinario o por un nutricionista canino especializado es muy fácil caer en desequilibrios, lo que podría causar graves problemas nutricionales a largo plazo. La carencia de ciertas vitaminas y minerales puede ser muy nociva para las mascotas, por lo que hay que ir con muchísimo cuidado. Para evitar ese tipo de problemas lo mejor es contar con la opinión de un especialista y en su defecto hay que combinar el suministro de alimentos crudos biológicamente adecuados con piensos o comida enlatada que sí suelen respetar los estándares nutritivos necesarios. Alternar no quiere decir mezclar, ya que eso podría hacer que los perros tomaran más calorías de las necesarias. Combinar al mismo tiempo alimentos procesados con alimentos naturales no es demasiado bueno. Otra de las desventajas es la variedad. Es cierto que hay muchos tipos de carnes, de huesos y de vegetales, pero la gente que crea este tipo de dietas suele recaer con el paso del tiempo en una rutina y los perros pueden terminar cansándose de determinados ingredientes. El pienso para perros está aderezado con compuestos especiales que lo hacen muy apetecible para los animales, por ese motivo no suelen cansarse de comer siempre lo mismo. Es bueno que los perros aprendan a comer alimentos procesados desde pequeños aunque vayamos a alimentarlos con una dieta BARF por si finalmente surge algún inconveniente con el paso del tiempo.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*