→ Visita nuestra tienda de 🐱 Accesorios para Gatos 🐱 → Visita nuestra tienda de 🐹 Accesorios para Roedores 🐹

Gato Himalayo

Gato HimalayoCon un inconfundible hocico achatado que le da un aspecto casi cómico, el gato himalayo es el resultado de diferentes cruces entre dos razas: el gato persa y el gato siamés. Es habitual encontrarse con especímenes que tienen el pelaje y la forma de la raza persa pero que en cambio presentan los colores del gato siamés. Se trata de un gato increíble.

En algunas asociaciones de gatos de raza se la considera como una subclase derivada de los gatos persas, mientras que otras lo catalogan como una raza en sí. Como sucede con todos los felinos, para que se encuentren realmente bien hay que ofrecerles rascadores para gatos, camas para gatos.

Unos buenos collares para gatos muy confortables también les irían genial. Eso obedece a la falta de acuerdo entre si el gato himalayo puede preservar su raza como tal durante los cruces o si se necesita siempre un espécimen de siamés para estar fuera de peligro. El gato de raza himalaya puede convivir sin problemas con todo tipo de animales y personas, ya que tiene un carácter bastante sociable. Son excelentes mascotas. Quizá te interese nuestro artículo sobre el gato exótico.

Son felinos muy pacientes con los más pequeños de la casa. Su fácil mantenimiento lo convierte en una raza muy recomendable para vivir en ambientes domésticos. Son animales curiosos y vitalistas, pero a la vez tienden a ser bastante tranquilos. Los cuidados del gato himalayo, sobre todo con respecto a su pelo, deben ser constantes. No es capaz de tener unos hábitos correctos de limpieza y por lo tanto hay que cepillarlos como mínimo un par de veces a la semana de forma profunda. Descuidarse y no tener esa rutina podría dar como resultado problemas de salud, como las temidas bolas de pelo en el estómago que podrían producir atascos e infecciones intestinales. La importancia que ha adquirido la raza es tal que incluso se ha tomado como estándar para analizar las condiciones de los gatos persas en aspectos como el color, que se utiliza para ambas razas de forma indistinta.

La reproducción es bastante sencilla y las complicaciones durante el parto son muy poco frecuentes. Los gatos son unas de las criaturas más adorables, y si te consideras una catperson deberías conocer las diversas razas de gatos que hay. Estos animales son muy limpios e inteligentes, una de las razas más comunes es el gato Himalayo. El gato Himalayo es un gato cruzado de persa con siamés, y de ahí desarrolla ciertas características físicas, pero del siamés ha heredado más aún. Con estos dos predecesores da un gato único y hermoso. El origen de esta raza es de Suecia, en los años 30, sin embargo la raza y rasgos característicos que observamos hoy en día fue fijada más o menos en los 60`s. el nombre se deriva de que su apariencia es como la de un conejo Himalayo. Físicamente, el gato Himalayo es más parecido al siamés, pero con el pelo largo y la fisionomía de los persa.

Hay personas que los describen como siamés de pelo largo, aunque en realidad es una subraza de los persa. Su tamaño es mediano, son robustos, parecidos a los persa. Su cabeza es redonda, marcada por orejas pequeñas y separadas, sus ojos suelen ser azules. Su cara es plana por su nariz chata. El pelaje del gato Himalayo es suave, y varía el color, ya que puede degradarse, con tonos marrón foca, azul, rojo, lila, tortie y chocolate. Aparte del físico, esta raza tiene un carácter particular, son simpáticos e inteligentes. Son mascotas observadoras y aprenden fácilmente, estos gatos suelen ser mascotas obedientes que buscan afecto de las personas que los acojan. No son maulladores como los demás gatos y son perfectos para apartamentos pequeños. Son muy leales y tranquilos, disfrutan de reposar un buen rato junto a sus dueños. A veces también les gusta ejercitarse, pero siempre preferirán estar cómodos en un mueble acolchado. Lo mejor es optar por las zonas de descanso específicas para ellos.

Carácter y Comportamiento

El carácter del gato himalayo es muy característico, por lo que vamos a intentar explicarlo todo aquí para que cualquier aficionado sepa como son estos felinos antes de adquirir un ejemplar. Se trata de un animal sociable bastante tranquilo, aunque en ocasiones se muestran muy activos y puede resultar complicado controlarlos. Pueden convivir con otros animales, ya sean otros gatos o especies menos afines como los perros. Muchos cuidadores aseguran que poseen un carácter muy apacible y poseen la paciencia necesaria para poder vivir en un hogar con niños. El gato himalayo ha heredado la vitalidad y la curiosidad de la raza siamés, pero no son tan expresivos como ellos. Aunque son generalmente silenciosos y apenas maúllan, durante la época de celo si pueden volverse algo pesados y molestos. Eso hace que se diferencien muy poco de los gatos persas. Su comportamiento monótono hace que caminen tranquilamente por el hogar de forma pausada sin dar saltos o sin hacer cabriolas. Suelen buscar continuamente el afecto de sus cuidadores y es probable que pasen mucho tiempo cerca de ti. Los gatos himalayos son animales bondadosos con pocos instintos agresivos, por lo que son completamente pacíficos y amigables.

Características Físicas

Las características del gato himalayo son muy pronunciadas y lo distinguen rápidamente de las diferentes razas de felinos que existen en la actualidad. Al definir el aspecto físico de los gatos de esta raza hay que mencionar que han adquirido la apariencia y la morfología de los gatos persas, mientras que todo el color procede de los siameses. Eso puede verse en su cabeza grande y redondeada y en el pelaje grisáceo que envuelve todo su cuerpo. Tienen la cara más oscurecida. Normalmente presentan unos pies o bien blancos o bien negros. Su cola es larga y tupida. Se mueven con agilidad y ligereza. El pelo del gato himalayo es increíblemente suave, pero requiere constantes cuidados para permanecer en perfecto estado.

Si te gusta la información que estamos ofreciendo sobre el gato himalayo, quizá también quieras conocer un poco más sobre el gato azul ruso o el gato angora. Aunque tengan características físicas y comportamientos notablemente diferentes, la mayoría de las razas de gatos requieren unos cuidados básicos muy similares.

Origen e Historia

El origen del gato himalayo tuvo lugar en Suecia durante el año 1924 cuando un genetista empezó a cruzar a individuos siameses con gatos de pelo largo. Sin embargo, el trabajo final lo realizaron los investigadores Clyde Keeler y Virginia Cobb durante los años 30 en Estados Unidos, concretamente en la Harvard Medical School de Boston. La aparición tuvo lugar cuando investigaban el mecanismo de transmisión de los colores en los felinos. Entre sus cruces surgieron gatos de pelo corto sin presencia del color siamés, pero que sin embargo eran portadores tanto del gen del pelo largo como de los tonos siameses. Poco después nació la primera hembra de pelo largo, que al ser cruzada con uno de sus ancestros dio lugar al primer ejemplar de pelo largo colorpoint. Los intentos llevados a cabo en Suecia y en Estados permitieron a los criadores aprender mucho, pero la creación de la nueva raza fracasó. Tras la segunda guerra mundial siguió el proceso de selección en Inglaterra. Sin embargo, el estándar de gato himalayo que conocemos hoy en día no surgió hasta los años sesenta. Alrededor del año 1950 Brian Stirling que era un criador de origen inglés asumió seguir con las investigaciones. En esa ocasión el resultado fue mucho mejor y la Governing Councill of the Cat Fancy de Gran Bretaña acepto a los individuos nacidos como una nueva raza la que le pusieron el nombre de colourpoint longhair. En ese mismo periodo tanto en Canadá como en Estado Unidos los criadores seguían esforzándose. En América el reconocimiento oficial de la American Cat Fanciers Asociation tuvo lugar en el año 1958 y poco después las demás asociaciones existentes le dieron el nombre de gato himalayo a la raza y lo aceptaron como oficial. En muchos lugares hoy en día el gato del himalaya sigue siendo conocido como persa de estructura pointed. En los concursos el gato himalayo se basa en la genética sólida del gato persa, pero toma la estructura pointed del siames ue reuiere máscara, orejas, cola y patas más oscuras. Los genes persas se han ido diluyendo con el paso de los años y ahora solo conservan de ellos el color. De hecho, en muchos casos los gatos himalayos siguen siendo considerados como una variedad de gatos persas. Eso se debe a que la raza se ha ido generando durante los últimos años por la mezcla entre gatos himalayos o entre el cruce de persas con himalayos.

Comprar Gato Himalayo

La venta de gatos himalayos es bastante común a través de internet, especialmente en páginas de anuncios clasificados como es el caso de milanuncios. Sin embargo, hay que ir con mucho cuidado a la hora de acceder a esos sitios porque puede haber gente con fines maliciosos cuya única intención es darte gato por liebre. A la hora de comprar un gato himalayo lo mejor es optar por un centro de cría de confianza. En nuestro país existen diferentes criadores de gatos himalayos con su correspondiente afijo que cuidan al máximo los individuos que ponen a disposición de sus clientes y por ese mismo motivo son una opción muy recomendable. A la hora de elegir el mejor criador hay que tener muchas cosas en cuenta. No hay que confiar con la primera persona que se encuentre por internet y hay que dudar rápidamente de los precios muy por debajo de la media del mercado. Lo mejor es buscar a una persona con buenas referencias. Contrastar las opiniones de sus clientes y ver algunos de los individuos que han nacido de sus progenitores es una muy buena idea antes de realizar cualquier trato. La confianza es fundamental a la hora de llegar a un acuerdo.

Las crías y los cachorros de los gatos himalayos deben entregarse con al menos dos meses de edad, cuando ya hayan abierto bien los ojos y empiecen a comer solos. Hay que ver el estado de los diferentes gatitos para ver cómo se encuentran. Visitar las instalaciones del centro de cría es una muy buena opción porque ver sus condiciones nos darán una idea de cómo es el proceso de cría en ese lugar. Lo mejor es optar por un gato himalayo que haya sido criado en un entorno familiar con mucho mimo y cariño. En las tiendas de animales también pueden encontrarse bebés de gatos himalayos, pero el precio suele ser algo más elevado y por ese motivo es mucho mejor acudir directamente a la persona que los cría. Sin embargo, como siempre desde aquí fomentamos la adopción porque hay muchos gatitos huérfanos que necesitan un hogar en el que poder vivir felices.

Cuidados Básicos

Conocer todos los cuidados del gato himalayo es fundamental. Cuidar de un gato himalayo es sencillo, pero hay que seguir una serie de premisas para que todo salga bien a lo largo de los años. Son felinos muy activos de noche y tranquilos de día, por lo que nencesitan tanto una zona de descanso bien delimitada como una área de juego en la que poder llevar a cabo sus travesuras. Si no tienen a su alcance rascadores y juguetes van a descargar toda su energía contra los muebles del hogar, por lo que vale la pena invertir un poco en el ámbito lúdico de nuestras mascotas. El gato himalayo agradece vivir en una casa con jardín o con terraza, ya que a muchos ejemplares les encanta recostarse bajo la luz del sol. En caso de no disponer de ese tipo de espacios es mejor crear diferentes entornos dentro del hogar para que el enriquecimiento ambiental sea mucho mayor.

Una de las cosas más importantes a la hora de cuidar de un gato himalayo es su alimentación. La comida es fundamental para que los felinos estén bien en su día a día. Un gato con una dieta inadecuada puede sufrir carencias nutricionales y eso puede conllevar muchos problemas a largo plazo. Hay gente que decide crear dietas naturales a base de carne cruda para sus gatos, pero  eso puede ser muy peligroso si no se es un experto. La comida húmeda es muy válida para los gatos adultos a los que les cuesta masticar, pero para los ejemplares sanos solo debe utilizarse como complemento porque ese tipo de alimento suele contener más calorías. Lo mejor es el pienso especial para gatos. Algunas marcas incluso lo confeccionan para el gato himalayo en concreto, por lo que les va a ir genial. En caso de que un gato coja más peso del conveniente es fundamental pasarse a un pienso ligh porque la obesidad puede convertirse en un problema muy grave con el paso del tiempo. Lo que no hay que hacer nunca es alimentarlos con comida para personas.

Una de las características más importantes del gato himalayo es su pelo y cuidar de él no es tarea fácil. El pelo de un gato himalayo bien cuidado es suave y sedoso, pero para ello hay que cepillarlo de forma diaria. De lo contrario, el pelo se enmaraña y se vuelve muy áspero. Es recomendable tratarlo con aceites esenciales para gatos y hay que bañarlos de vez en cuando aunque no les guste, ya que de ese modo se asegura su correcta higiene. Es fundamental lavar las orejas del gato himalayo con productos específicos porque en su interior pueden aparecer muchas infecciones. También hay que recortar los cabellos de sus cuencas oculares y hay que vigilar que las uñas no crezcan más de lo adecuado. Como veis, cuidar de un gato himalayo no es difícil pero es una tarea ardua que requiere mucha paciencia.

¿Por Qué Se Llama Así?

El nombre sugiere que el gato himalayo surgió en el Tibel o que tiene algún tipo de relación con zonas mucho más lejanas. Sin embargo, lejos queda la realidad. Pero, ¿por qué se llama así este felino si no tiene nada que ver con la cordillera del Himalaya situada en el continente asiático? En realidad es por el color de su pelaje, que es muy similar al de los animales que viven en las zonas que envuelven el Tibet como es el caso del ratón himalayo o del conejo himalayo. En realidad es porque suena mucho mejor decir gato himalayo que gato persa de pelo largo con patrón siamés, que sería su definición en cuanto a morfología. Gato himalayo es un nombre más fácil de recordar y mucho más comercial, de ahí que se haya popularizado rápidamente.

Fotos del Gato Himalayo

Internet está completamente repleto de fotos de gatos himalayos y por ese mismo motivo muchas personas acceden a nuestro sitio web con la intención de encontrar las mejores instantáneas sobre esta mascota. Antes de adquirir un ejemplar es fundamental conocer muy bien las características de la raza y no hay nada mejor que ver una gran cantidad de imágenes y de vídeos de gatos himalayos. A través del contenido multimedia puedes observar todas sus peculiaridades físicas y apreciar detalles que no podrías obtener de otro modo. A continuación os dejamos con una galería de fotos de gatos de esta variedad:

Como habéis podido observar existen ejemplares muy diferentes entre sí. Pese a que el color es muy similar entre unos y otros, las manchas y la intensidad de su pelaje puede variar en función de cada individuo y por ese motivo es recomendable comparar mucho hasta encontrar el individuo que más te guste. Los gatos del himalaya bebés son mucho más atractivos que los adultos, aunque al crecer siguen presentando un aspecto muy elegante ya que su porte es realmente majestuoso. No hay que olvidar que viendo imágenes y vídeos no se aprende a cuidar a un gato himalayo, por lo que lo más importante es leer mucho hasta estar preparado.

Curiosidades

En el panorama internacional se conoce al gato himalayo como himy. Al igual que sucede con los gatos de la raza persa, existen dos variedades de gato himalayo. En primer lugar está la modalidad convencional y en segundo los pekeface que tienen el rostro mucho más plano. Una de las curiosidades más notables es que los gatos himalayos proceden del cruce de los gatos persas con los siameses, pero las mezclas continuadas entre ejemplares de la misma raza han hecho que los genes del persa se hayan perdido casi totalmente y solo quedan aquellos que influyen en el color. Eso hace que mucha gente diga que los himalayos son gatos persas con un color determinado porque morfológicamente son casi idénticos.

Gato Himalayo Precio

El precio del gato himalayo puede variar considerablemente en función de donde se compre, por lo que hay que comparar mucho hasta encontrar la opción más recomendable. En primer lugar se encuentra internet. En la red hay páginas repletas de anuncios clasificados en las que pueden encontrarse gatos himalayos por unos 150€. Sin embargo, hay que ir con muchísimo cuidado porque no todos los vendedores son de confianza y en ocasiones se entregan gatos mestizos con apariencia de himalayos engañando así a los compradores. A la hora de adquirir ese tipo de animales por internet solo hay que confiar en los vendedores que tengan buenas referencias. En segundo lugar se encuentran los criadores de gatos himalayos que son sin lugar a dudas la mejor opción, pero siempre hay que visitar sus instalaciones y ver en qué estado se encuentran tanto las crías como los gatos progenitores.

Allí los gatos suelen costar unos 350€, pero ofrecen más garantías que internet. Por último se encuentran las tiendas de animales convencionales. Allí los gatos pueden llegar a costar hasta 500€, pero siempre se tiene un lugar al que poder reclamar si sucede cualquier incidente. Sin embargo, hoy en día también se puede conseguir un gato himalayo gratis visitando una protectora o un refugio de animales abandonados. Hoy en día hay tantos gatos sin hogar que es muy probable que uno de ellos sea de la raza mencionada. Adoptar un gato himalayo es la mejor opción porque el animal te lo agradecerá toda la vida.

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*