→ Visita nuestra tienda de 🐶 Accesorios para Perros 🐶

Labrador Retriever

Labrador RetrieverEl labrador retriever es uno de los perros más apreciados entre los aficionados a los animales de compañía. En muchos lugares es conocido como cobrador de labrador y como perro perdiguero de labrador. Se trata de una raza de perro que se originó en Canadá, concretamente en Terranova. La gran cantidad de ejemplares registrados hace que sea una de las variedades más populares a lo largo de todo el mundo. Son perros energéticos, afables y amistosos. Son excelentes animales de compañía. Son perros de trabajo que en muchos países son utilizados en las brigadas de rescate, en tareas policiales y en operaciones antidroga. El labarador retriever es un perro inteligente que aprende muy rápidamente.

El perro de la raza labrador retriever es uno de los animales de compañía más apropiados para un hogar familiar. Son mascotas fáciles de mantener y son perros muy agradecidos con sus cuidadores. Sin embargo, a la hora de mantener a un labrador retriever hay que tener en cuenta que necesitan una serie de cuidados básicos entre los que se encuentran ofrecerles una buena alimentación bien sustanciosa y que requieren cepillados especiales de forma diaria. Si te gustan tanto los perros como a nosotros puedes leer nuestros artículos sobre otras razas como el border colliegolden retriever, el carlino, el american bully, el alano español, el yorkshire terrier, el basset hound o el bulldog americano, el pitbull, el bull terrier, el bichón maltés, el beagle, el pastor alemán, el dóberman, el rottweiler, el pomerania, el dogo argentino, el shar pei, el pastor belga y el braco de weimar.

Historia del Labrador Retriever

Para entender mejor la evolución d la raza lo mejor es conocer la historia del labrador retriever, ya que es de lo más curiosa. Los antepasados del perro que conocemos actualmente procedían de Trranova y Labrador, territorio situado actualmente en Canadá. El perro de agua de san juan tiene mucho que ver con el labrador retriever, ya que es su precursor. Por entonces había dos líneas claramente diferenciadas de perros de agua de san juan. En primer lugar estaba el terranova menor, que tiene una complexión liviana, el pelo corto y un comportamiento muy activo. Es el antecesor directo del labrador retriever. Era criado especialmente por los irlandeses y por los ingleses. Los pescadores lo utilizaban para recuperar las redes del agua. Eran perros leales y trabajadores. Por otro lado está el terranova mayor, que es más grande y pesado. Además, tiene el pelaje más pesado. Es el antecesor directo del actual perro terranova. En torno al siglo XIX llegaron a Inglaterra una gran variedad de perros de agua de san juan. Allí los perros eran muy apreciados, especialmente a la hora de recobrar las aves del agua. En Terranova los perros de esa raza llegaron a desaparecer a consecuencia de las medidas proteccionistas del gobierno. El duque de Buccleuch, Earl de Malmesbury y William Montagu tuvieron mucho que ver en la aparición del labrador retriever que conocemos hoy en día.

Perro Labrador

El origen del nombre del perro labrador retriever es muy curioso. Los primeros individuos eran conocidos como perros de agua de san juan y como terranova menor, pero cuando esos perros llegaron a Inglaterra fueron nombrados labradores en honor a la zona geográfica para distinguirlos de los terranova mayores. Existen algunas referencias históricas del labrador retriever que sería conveniente remarcar. La primera vez que se menciona la raza es en el año 1814 en un libro sobre instruciones sobre deportistas escrito por el coronel Peter Hawker. Sin embargo, la primera pintura del labrador retriever data del 1823 en una obra de Edwin Landseer. La primera foto es del año 1856 y fue tomada por Earl de Home. El nombre labrador retriever se popularizó en Inglaterra en torno al año 1870. El primer individuo de color crema apareció en el año 1899. El perro de la raza labarador retriever fue reconocido oficialmente en el año 1903 por el Kennel Club de Gran Bretaña. El estándar de la raza llegó por primera vez en el año 1916, aunque en el 1950 se cambió de forma parcial. Sin embargo, el American Kennel Club no data de hasta el año 1994, mientras que el del FCI es del año 2011.

Características del Retriever

Hablar de las características del labrador retriever es fundamental para entender mejor a la raza. Los ejemplares adultos pesan entre treinta y treinta y cinco kilogramos en función de cada individuo o de si es un macho o una hembra. Los machos suelen pesar más porque son algo más grandes. Miden entre 55 y 57 centímetros. Pueden tener el pelaje canela, negro o marrón chocolate. Viven hasta doce años de media. Son perros amistosos. El labrador retriever es dócil y amable con sus cuidadores. Pueden relacionarse perfectamente con otros perros y con otros animales. También se llevan muy bien con lo niños. De hecho, su buen carácter y su inteligencia hacen que sean frecuentemente utilizados como perros de asistencia. Son excelentes animales de compañía. Los adultos pueden comer hasta quinientos gramos de pienso al día, por lo que su mantenimiento puede encarecerse. Necesitan moverse bastante, por lo que hay que sacarlos a la calle con frecuencia. El labrador retriever es un perro muy leal apto para vivir con todo tipo de personas.

Carácter y Comportamiento

Para entender mejor a la raza es indispensable conocer el carácter del labrador retriever. Se trata de un perro de grandes dimensiones con un carácter realmente equilibrado. Son animales muy pacíficos que pueden convivir perfectamente con otros animales sean de la especie que sean. Si los perros son acostumbrados y educados desde pequeños no tiene por qué haber ningún tipo de problema. El labrador retriever es un perro familiar que no tiene ningún inconveniente a la hora de convivir con niños, ya que se caracterizan por tener una excelente paciencia y templanza. Los perros labrador retriever se caracterizan por ser muy agradables y fieles animales de compañía. Son mascotas extraodinariamente obedientes, por lo que son empleados para desempeñar diferentes funciones beneficiosas para la sociedad. El temperamento del labrador retriever es ejemplar, por eso la convivencia con los perros de esta raza es de lo más sencilla. Pese a ello los perros labrador retriever tienen que ser correctamente adiestrados desde que todavía son bien pequeños.

Color Negro

Uno de los individuos más solicitados entre los aficionados son los labrador retriever color negro, ya que su belleza es inigualable. Son animales completamente impresionantes. Se caracterizan por tener todo el pelaje de color negro intenso, sin una sola mancha de otro color. Normalmente tienen también los ojos bastante oscuros. Su pelo es suave y agradable. Tienen el mismo carácter que los otros labrador retriever ya que las diferencias únicamente se centran en su morfología. Los cachorros de labrador retriever color negro son bastante poco habituales en las camadas de padres de color canela. El precio de los individuos de esta coloración es algo más elevado debido a su demanda y a su poca asiduidad.

Labrador Chocolate

Sin lugar a dudas el labrador retriever de color chocolate es uno de los perros más llamativos que existen hoy en día. A la gente que le gusta esta raza le hace especialmente gracia el color marrón chocolate, porque es realmente increíble. Se trata de una mascota con una belleza muy singular, que combina la elegancia con la majestuosidad. No hay que olvidar que tenga el color que tenga se trata de un perro labrador retriever convencionar y por ese mismo motivo requiere los mismos cuidados que un individuo negro o color canela. Los cachorros de labrador chocolate son especialmente bellos, ya que su color es más vivo y llamativo si cabe. A la hora de comprar un labrador retriever chocolate hay que tener en cuenta que suelen ser bastante más caros que los colores convencionales, incluso tienen un precio más elevado que los de color negro.

Retriever Cachorro

Hoy en día es bastante sencillo encontrar cachorros de labrador retriever. La verdad es que son realmente graciosos y bonitos, pero no hay que dejarse guiar solamente por su apariencia antes de adquirir uno. Por mucho que llamen nuestra atención primero tenemos que saber si estamos o no preparados para mantenerlos porque hay que tener en cuenta que los cachorros crecen y los labrador retriever no son perros especialmente pequeños. Un labrador retriever cachorro es un animal activo y revoltoso, que no va a parar de moverse de un lugar a otro destrozando todo aquello que vayan encontrando a su alcance. La educación es prácticamente inviable durante los primeros meses de vida, porque van a hacer lo que quieran. Sin embargo, es bueno intentar adiestrarlos desde temprana edad para que los labrador retriever vayan sabiendo quién es el que manda dentro del hogar. Al igual que todos los perros, los individuos de la raza labrador retriever aprenden mucho más mediante estímulos positivos que mediante castigos especialmente si todavía son unos cachorros.

Precio

Muchas personas nos llaman preguntando sobre el precio del labrador retriever. Si bien es cierto que aquí no vendemos animales y que promovemos en todo momento la atención, si sabemos más o menos en qué cifras oscilan sus tarifas habituales. Si has buscado el término labrador retriever precio en internet y has llegado hasta aquí no vamos a hacerte esperar. El precio de un perro de esta raza puede cambiar mucho en función de dónde sea comprado y de las características del perro y de sus progenitores. En primer hay que hablar de internet, donde pueden encontrarse cachorros desde unos 250€. Hay que ser precavidos en esos casos para que no nos engañen y lo mejor es buscar particulares que vivan en tu zona para poder verlos de primera mano. El segundo lugar son los centros de cría especializados, donde el precio de los cachorros de labarador retriever oscila entre los 500€ y los 700€. Es una muy buena opción se acudimos a un criador de confianza. Por último están las tiendas de animales, donde un labrador puede valer hasta 1000€. El precio también puede verse incrementado si los cachorros proceden de progenitores muy premiados en certámenes internacionales.

Entrevista a un Criador

Hoy ofrecemos una entrevista a un criador de Labradores Retriever. Hoy tenemos el placer de publicar una entrevista espléndida a un criadero de Labradores Retriever, el criadero de Javer-Keleb, ubicado en Málaga. Independientemente del interés que ya de por sí despierta esta raza llena de virtudes y de las ganas que podamos tener muchos o hayamos tenido alguna vez de tener un Labrador, lo que se aprende en esta entrevista, el conocimiento que despliega nos va a llenar a todos. Los perros son el mejor amigo del hombre, es uno de los tópicos más conocidos. Cualquier perro puede ser leal y ser bueno para ti, pero es muy importante que te sientas a gusto con el perro que elijas, puede que un mestizo sea con el que más conexión sientas o puede que estés enamorado de una raza, de su carácter y de su anatomía y ese amor que sientes es el que te permita conectar con ese perro mejor que con ningún otro. La elección debe ser libre, pero es importante saber que si hay una raza que consideras que está hecha para ti, debes acudir a un criadero especializado, un criadero de Labrador Retriever en este caso.

Hoy en día hay mucho mercadeo de animales, pero al final las garantías son importantes si queremos disfrutar al máximo, en este caso, de nuestro Labrador. ¿Por qué un criadero y no una tienda? Porque un criadero de la raza concreta está muy especializado, se dedica a cuidar esta raza, es experto en ella y se esfuerza en que todo sea lo más saludable y más perfecto posible. Ahora bien, no todos los criaderos hacen las cosas bien ni mucho menos, hay que saber cribar. Animalfiel confía en Javer-Keleb por su integridad y en esta entrevista vamos a aprender un poco más sobre qué debemos esperar de un criadero, cómo debemos elegir un buen perro de raza y muchas cosas más. Os dejo con la entrevista:

1. Hola Antonio, estamos encantados de tenerte en Animalfiel, donde pensamos que si se quiere acoger en casa una raza concreta lo mejor es acudir a un criadero especializado. Cuéntanos ¿Cómo empieza la idea del criadero Javer-Keleb?

Desde siempre he tenido animales, vivo en Málaga en un pueblo costero, y en el campo, circunstancia que me ha favorecido para poder tener animales. Han sido amigos míos varias cabras, gatos, algún canario, un conejo y sobre todo perros. Desde pequeño siempre he tenido la suerte poder disfrutar de la compañía de algún can. Después de tener una Cocker que se llamaba Estrella y algunos perros más, cruzados, consideré la idea de tener un buen labrador. Mi idea al principio fue incorporar a nuestra familia un labrador chocolate pero llegó antes Luna, una labradora amarilla, hija de un campeón de España proveniente de Manchester, con una expresión super bonita y un carácter excelente como perra de trabajo, además de otras cualidades. Desde el principio rondó por nosotros la idea de criar con ella y a medida que pasaba el tiempo esa idea se iba fortaleciendo hasta que conseguí mi primera camada. Busqué un macho, que estaba a la altura de las circunstancias, y dentro de mis posibilidades y conocimiento en aquel momento. A a partir de ahí comencé a conocer otros criadores, con mayor o menor suerte.

Aprendí movido por el motor de la ilusión (quienes se dedican a esto saben bien a lo que me refiero) para conseguir cachorros de Labrador Retriever cada vez más atractivos intentando aunar salud, belleza y buen carácter, cosa que parece fácil en teoría y resulta muy complicado a medida que pasa el tiempo, aumenta la experiencia y con ella los conocimientos y la mejora de objetivos.

2. Desde tu visión como criador, ¿qué tiene que tener un criadero para ser elegido por un futuro dueño? ¿Qué tiene Javer-Keleb que le diferencia para ser elegido?

Bueno yo desde mi casa no puedo ver que hace cada cual en la suya. Lo que si tengo claro y he aprendido con el tiempo es que mi filosofía y forma de llevar a cabo esta labor no es compartida por todos los que se dedican, propiamente dicho, a vender perros. Durante siete días a la semana y doce meses al año dedico horas y horas al bienestar de mi “equipo” y si dijera que el dinero no es importante estaría mintiendo. Para mi no trabaja gratis ninguna marca de pienso ni tampoco ningún veterinario, que son entre otros muchos gastos en los que hay que incurrir prácticamente a diario. No es el beneficio económico lo que me mueve ya que ni siquiera vivo de esto ni en ocasiones me resulta para nada rentable, (hasta ahora con un ritmo inferior al de una camada por año). Si tuviera que resumir en dos palabras las condiciones que debe reunir un buen criador serían honestidad y experiencia. Yo trabajo para ofrecer lo que piden y además venderles lo que necesitan. El desconocimiento del potencial cliente es la baza de la que se nutren criadores que no siguen pautas de una forma de criar responsable. No crío de forma continuada.

En el tiempo, todo se planifica para poder atender al máximo las necesidades que conlleva la camada. Siempre estaré dispuesto a informar a quien lo solicite sobre cualquier duda que surja sobre temas relacionados con los perros, siempre y cuando eso esté dentro de mi conocimiento. No considero extinguida la relación con los clientes una vez el perro ha salido de casa. Me gusta mantener contacto con las familias que en su día confiaron en mi y así poder ver como los cachorros evolucionan y conocer mejor que cualidades tienen o desarrollan los cachorros. Me rijo por una serie de principios que siempre cumplo. El cuidado de mis perros, el entorno en el que viven en semilibertad, donde pueden correr e incluso nadar en la piscina, y esporadicamente en el mar, ya que tengo cerca de casa la ultima playa que han habilitado para perros en España. Respeto los periodos de maduración de las hembras, tiempo y celos de descanso de las hembras entre una camada y otra.

Mi última camada fue de una hembra con tres años y era su primer parto. La relación tan cercana de mis labradoras conmigo, ya que vivimos en la misma casa, hacen de mi actividad una forma de vida en ocasiones bastante sacrificada, que he elegido porque también me reporta, a nivel personal, mucha satisfacción. Las condiciones en las que crío y la objetividad con la que trato a quienes me llaman interesándose por un cachorro no las encontrará dentro de este sector fácilmente. Mi principal interés es conseguir que alguien que adquiera un cachorro en Javer-Keleb me llame a los dos años para recordarme que le va genial. Eso es lo que da sentido al trabajo diario y aunque no puedo hacer magia si que lo hago lo mejor que puedo. Honestidad a los clientes y respeto a los animales son los cimientos que dan lugar a todo lo demás.

Así que si alguien quiere tener seguro que su cachorro no es fruto de una forma de criar improvisada y basada en intereses económicos, alejada del buen trato a los animales puede contactar conmigo con total tranquilidad. No les venderé “botes de humo” ni intentaré agregar valor a los cachorros con argumentos banales para justificar un precio determinado. Disculpa que por mi cuenta me tome la libertad de contestar a la pregunta inversa, es decir, ¿qué condiciones debe tener quien tome la determinación de que un animal forme parte de su familia? Que si cabe todavía es más importantes por que supondrán el entorno del perro de toda su vida. Quien quiera un cachorro tiene que tener claro la responsabilidad que ello conlleva, tiempo que necesitan, gasto en alimentación de calidad y demás cuidados, sitio necesario para que pueda vivir acorde a sus necesidades y sobre todo es muy importante que la incorporación no se efectúe por motivos generados en un capricho espontáneo ni suponga una compra compulsiva. Desanimo totalmente a quién no esté preparado para ello. Hay que reconocer el momento adecuado para incorporar un nuevo miembro a la familia y así no suponga un sin fin de contrariedades que desemboquen en una convivencia desagradable.

3. Cuando nos informamos sobre criaderos para decantarnos por uno u otro, lo que más se aconseja es que den las garantías adecuadas. Pero sin ser especialista es difícil conocer las condiciones apropiadas, por eso explícanos un poco mejor ¿Cuáles son las garantías que ofrece vuestro criadero y para qué sirven cada una?

Antes de nada quiero dejar claro que el Labrador Retriever es una de las razas más sanas que hay. El hecho de que lleve un determinado protocolo antes de criar, con respecto a la salud, se debe a que al ser una de las razas más populares del mundo da lugar a que se conozcan ampliamente los puntos débiles entre un porcentaje alto, o determinado, de la población de esta raza. No existen unas garantías post-venta como las de un coche. Las garantías que se acreditan debidamente son las necesarias para garantizar que la forma de criar es la apropiada para conseguir el mejor resultado posible evitando taras genéticas hereditarias y fomentando el carácter adecuado y la morfología correcta. Sería fácil criar de cualquier forma y si sale mal chantajear a la familia con la devolución del animal, al que le tiene cariño, y darle otro “nuevo de la fabrica”.

Las condiciones con las que entrego el cachorro, como mínimo, son las siguientes, aunque por las circunstancias personales del futuro adquiriente pueden variar ya que intento adaptarme a las necesidades de familias y cachorros.

  • A las ocho semanas, cuando ya se alimenta completamente de forma autónoma de la madre, vacunados (mínimo dos vacunas), desparasitados y revisados por mi veterinario habitual.
  • Se inspecciona que el cachorro haga vida normal, esté animado, juegue con sus hermanos y hagas sus necesidades con normalidad.
  • Se adjunta una cartilla donde figuran las vacunaciones que tiene y las desparasitaciones interiores. Además a nivel administrativo inscrito en el LOE y con el pedigree de la RSCE.

 Con respecto a garantías sobre el buen estado de salud de los reproductores:

Por correo electrónico aporto siempre la documentación que acredita que los papás de los cachorros están libres de taras genéticas hereditarias, de esta raza, libres de displasia y apr (astrofria progresiva de retina). El labrador retriever es una de las razas más populares del mundo y esto ha servido para conocer ampliamente su secuencia genética y así conocer además de sus virtudes también sus defectos, los cuales hay que intentar minimizar cuando se piensa en dar lugar a una camada. La finalidad es conseguir, dentro de los límites que nos permita la naturaleza y los conocimientos que tenemos, cachorros que sean en el futuro perros sobre todo sanos, equilibrados y con una morfología acorde al estándar y las necesidades morfológicas para las que fueron creados. No olvidemos que ninguna raza tendría lugar si no es por la mano del hombre y cuidarla dentro de lo posible y mejorarla debe ser nuestro primer objetivo.

  •  Displasia, punto débil de muchas razas como el pastor alemán, el golden retriever e incluso con indices más altos el bulldog francés o el San bernardo.

Es una consecuencia que padecen muchas razas y en las que el componente genético,entre otros, está demostrado que juega una parte importante. Por eso los papás y mamás de las camadas que tienen lugar en mi casa siempre tendrán esta documentación emitida, que demuestra que están libres de displasia, por el organismo oficial correspondiente y con los certificados que demuestran que están sanos en este aspecto. Con esta documentación no podemos asegurar al cien por cien que el cachorro en el futuro no tendrá problemas de displasia, pero si podemos asegurar que hemos hecho todo lo posible para evitar que eso suceda y la posibilidad de desarrollar displasia es más reducida que si eligiéramos un cachorro de una camada de cuyos padres tienen resultados desconocidos sobre el estado de sus codos y caderas.

Si alguien considera que prefiere pagar la mitad y tener un 25 por ciento de posibilidades de que su perro tenga displasia en lugar de pagar el doble y que su perro “juegue” con un 7 por ciento de posibilidades de tener problemas de este tipo, está en el razonamiento equivocado ya que el ahorro inicial puede tornarse en nefastas consecuencias. Además el criador que no lleva su función de forma responsable no certifican que sus ejemplares estén libres de displasia, ni tampoco libres de taras oculares, no respetan la genética del color ni tampoco toman otras medidas como no reproducir ejemplares que transmitan otras taras no comunes en la raza y que si que transmiten algunos ejemplares en concreto. Todo esto contribuirá a la salud del cachorro que en el futuro puede ser un perro con muchos problemas. El ahorro al comprar el cachorro puede tornarse hasta en miles de gastos en veterinario, además de sufrimiento para su mascota su familia y en muchos casos es el abandono del animal a suerte, circunstancia que hay que evitar y promover que no suceda.

  •  APR astrofia progresiva de retina. Esta enfermedad también relacionanda con el labrador y es mas facil de controlar. Consiste en una prueba genética. Para llevarla a cabo yo utilizo un laboratorio alemán (laboklin) al que se le manda una prueba de sangre y nos da un resultado.

Gracias a esta prueba yo puedo garantizar al cien por cien que los cachorros que van de mi casa a un nuevo hogar no padecerán APR y no quedarán ciegos por culpa de esta enfermedad. Es algo que puede prevenirse perfectamente y así debe hacerse. Se puede acreditar que un perro/a esté libre de APR bien con el certificado de la prueba genética o bien por parentesco  aportando las pruebas de sus padres. Además antes de decidirte a criar hay que conocer, o intentarlo al menos, que reproduce o puede reproducir nuestra hembra y que reproduce o puede reproducir el futuro papá, por eso, conocer los familiares ascendentes es importante. Y si es necesario llevar a cabo, para salir de dudas, alguna prueba mas sería recomendable, para testar la salud con otras taras que con un indice menor que las dos mencionadas anteriormente también pudieran estar presentes. Si por ejemplo sabemos de un ejemplar macho, que además de tener excelentes cualidades como tal, en otras camadas que ha hecho anteriormente ha dado alguna tara o cualidad fuera del estándar, grave o fuera de nuestro programa de cría debemos ser honestos y excluirlo como reproductor.

4. La venta de perros es bastante criticada sobre todo desde que existen tiendas en las que venden muchas razas de manera masiva. Se crítica las condiciones de enjaulamiento en las que los tienen, además de la importación de cachorros que se realiza. Sin embargo, el precio que ponen suele ser más competitivo, ¿por qué el precio se triplica o cuadruplica en los criaderos? ¿La calidad que lleva a cabo un criadero es lo que merece el precio? ¿O al ser lugares tan especializados se pretende que haya un beneficio notorio?

No está España pasando por sus mejores momentos económicos. La situación actual marcada por una alta tasa de paro, aumento de la emigración, aumento de impuestos, reducción de ayudas sociales, una prima de riesgo elevada etc. hacen que la situación macroeconómica actual de España sea bastante decadente, a nivel familiar ocurre exactamente lo mismo. Ello da como resultado que la sociedad no puede permitirse lujos que hace unos años, en época de bonanza, si se podía tomar. La consecuencia con respecto a nuestro sector ha dado lugar a un aumento considerable de camadas de todas las razas entre particulares y criadores deshonestos al mismo tiempo que un descenso considerable de la demanda general, es decir hay más camadas de mal hechas y menos gente dispuesta a adquirir un cachorro a expensas de encontrar un momento más adecuado o un precio reducido. Hembras que se han cruzado con el macho del vecino y que dan lugar a camadas con una previsión de salud desconocida y unas características alejadas de los principios que deberían de mover esta actividad. Además de las condiciones de entrega, antes de tiempo, cachorros sin una presocialización y el trato y alimentación inadecuado en pro de no incurrir en unos costes que dejen de hacer rentable la venta de cachorros a un precio casi ridículo. He llegado a ver en anuncios de clasificados que vendían cachorros de labrador que igualmente podrían vender anunciando que son cachorros de Pitbull, ¿a 100 Euros que se puede esperar?

El desconocimiento del potencial cliente es la baza más rentable de criadores particulares sin formación, que aunque obren de buena fe, su función es nefasta para la raza en general. Y al final se amparan en que cuando el cliente se de cuenta de que lo han estafado como le tienen cariño al animal no les importará que no sea lo que esperaban. Si hablamos de animales importados de países del este y otros orígenes similares ya sabemos que estos cachorros vienen de fábricas de perros donde las hembras son explotadas, tratadas hormonalmente para provocarles el celo y que den a luz en en una época determinada. Fruto de perros que malviven y son subalimentados víctimas del trafico animal para satisfacer la demanda de tiendas en centros comerciales sobre todo en épocas como navidad donde las compras compulsivas forman buena parte de la caja de dicho comercio. Nadie da duros a cuatro pesetas y reproducir cachorros partiendo de unos cimientos sólidos y unas condiciones buenas y adecuadas conlleva un tiempo un trabajo y una inversión, todo ello se lleva a cabo para llegar a un objetivo, que no tiene, en absoluto, nada que ver con las formas de quienes solo buscan dinero rápido, y por lo tanto, el precio no puede ser el mismo ni el resultado tampoco.

La gran mayoría de los criadores no vivimos de los ingresos de la venta de de cachorro y el dinero que ingresamos se reinvierte en el bienestar de y cumplimiento de las necesidades de “nuestro equipo”. Lo rentable sería hacer muchas camadas, no invertir en buenos ejemplares ni gastar dinero haciendo pruebas. Ahorrar tiempo sin respetar el momento adecuado de las hembras ni respetar celos de descanso. Además de ahorrar en la alimentación adecuada etc… Todo ello daría lugar a circunstancias como las de criar con ejemplares enfermos e inadecuados para criar. Para poder vender más cantidad a un menor precio y obtener beneficio. Por desgracia esto se da bastante y al final el primer perjudicado es el animal y el segundo perjudicado el dueño que quiso ahorrarse un dinero pensando, muy equivocadamente, que los criadores quieren ganar mucho. Yo personalmente me he dejado unos buenos ahorros para hacer una camada además de hacerme más de mil km y más de una noche sin dormir y mucho trabajo. Para hacer una camada al año o menos, que es ritmo de media que llevo hasta ahora. Está claro que si mi objetivo fuese económico no lo haría.

5. Los Labradores Retrievers son una raza con muchísima buena fama, son sinónimo de bondad, de perros de familia. Pero, eso no significa que no deban ser educados para conseguir sacar todo su potencial, según tu experiencia con los Labradores ¿cuál es el secreto para una buena convivencia con esta raza?

Por su carácter, nada agresivo, siempre buscan estar en compañía o de otros perros o de personas pero eso no quita que requieran adiestramiento. Hay que trabajar sus hábitos y buena educación desde el principio, desde cachorros, de forma constante, si queremos tener una convivencia cómoda con ellos. Acostumbrarlos a hacer sus necesidades fuera de casa o en un sitio determinado. Algunos cachorros, como en todas las razas, tienden a morderlo todo. Necesitan juguetes en los que encontrarán estímulos para jugar y desarrollarán sus instintos de caza, además nos ahorraremos que se ensañen con la pata de la mesa, la silla o cualquier otro mueble. Para tenerlos bien controlados lo ideal es habilitarle un parque donde pueda estar sin que suponga un posible peligro para él o los muebles de casa mientras no haya alguien que pueda estar pendiente de él en un momento dado. Por otro lado el cachorro desde el principio debe de saber hasta donde puede llegar y que si y que no está permitido. No por ser cachorro le vamos a permitir subirse en el sofá, si no queremos que lo haga de adulto, lo mejor es no darle nunca lugar a ello desde el principio y el aprendizaje para el será más rápido y eficaz. Sobre todo al principio la constancia será el mejor componente que tendrá como resultado una buena convivencia.

Mañana, tarde y noche requieren un buen rato de atención y no se puede posponer un paseo para que haga sus necesidades fuera y de esa manera no se vea obligado a hacerlo dentro de casa y como consecuencia termine tomándolo como costumbre. Vigilarlo constantemente siempre que esté suelto en casa para que no haga nada “prohibido” y acabé concibiéndolo como algo normal, como por ejemplo subirse en el sofá, morder los muebles o ladrarle al vecino. Requieren ejercicio hay ejemplares muy nerviosos, recordemos que son perros cuya función principal ha sido como perros cobradores y no son nada perezosos. Cuando están en casa tranquilamente podrían confundirse con un peluche pero si les dices vamos al parque reaccionan en un segundo pasando de cero a cien. Quien decide disfrutar de la compañía de un labrador, u otro perro, está implícitamente adquiriendo unas obligaciones. Ejercitarlo, socializarlo, adiestrarlo, darle asistencia veterinaria en cuanto algo no va bien, etc… es imprescindible para mantener una buena convivencia.

6. Algunas veces nos han llegado a Animalfiel cuestiones acerca de si su animal realmente es la raza que les vendieron, de cachorros lo parecen pero cuando crecen no ven un Labrador auténtico ¿Cómo podemos distinguir que estamos ante un Labrador puro? ¿Crees que es importante que los futuros dueños conozcan a los padres?

Bueno obviando el lado administrativo, el pedigree, donde se acredita la pureza de raza del ejemplar en cuestión y donde se conoce sus ascendencia también de raza evidentemente. Podemos acudir al estándar y mejor aún a la opinión de un juez canino con experiencia. El estándar marca el tipo ideal o las características ideales de la raza y dentro de unos límites podemos ver perros muy distintos. Si alguien tiene duda sobre la pureza de su raza puede inscribir en una exposición a su perro y someterlo al juicio de un juez donde llevará a cabo un reconocimiento de raza y le aportará un documento justificando si cumple o no las cualidades mínimas para considerarlo de raza. Si que es recomendable conocer a los padres del cachorro, incluso si fuese posible conocer a hermanos de otras camadas para tener una idea de como podría ser aproximadamente nuestro perro en el futuro. Además de acudir a un criador de confianza, y no a criaderos multirazas, tiendas de animales ni criadores particulares entre los que se camuflan grandes estafadores y no garantizan ni acreditan nada.

Aunar todas las características física y psíquicas, además de una buena salud, en un mismo perro no es una tarea facil pero si es el objetivo de quienes en realidad buscamos o pretendemos aspirar a encontrar mejorar, de hecho en España en esta raza hay un nivel muy importante y bueno en todos los aspectos. Luego “cada maestrillo tiene su librillo” para llegar a esta meta. Que un labrador tenga una estructura osea menos robusta o las orejas insertadas mas altas o la cola un poco o muy curva, que la inserción de la cola esté excesivamente baja que la cabeza sea excesivamente afilada, movimiento inadecuado al trotar, falta de premolares en la dentadura etc… son algunos de los casos que se dan, alguna vez, en las mejores familias, antes o después, pero son cualidades que debemos aspirar eliminar o reducir de nuestras líneas. De manera que debemos intentar conseguir:

Perros con un movimiento desenvuelto, un caracter enérgico con buena disposición al trabajo y no agresivo, espalda recta, estructura balanceada, cola de forma de nutria, más gruesa en la base y progresivamente mas fina al final, estructuras no excesivamente livianas ni todo lo contrario, molosas, expresiones típicas con belfos no excesivamente pronunciados, color de ojos adecuado evitando ojos excesivamente claros, evitar a toda costa despigmentación y muchas cualidades más.

Otra cosa son los “labradores” con pelo totalmente atípico más típico de podenco ibicenco, estructuras o siluetas que nada tienen que ver con la de un labrador, orejas casi puntiagudas al estilo del pastor alemán o presencia de dos colores bien diferenciados. Se admiten manchas o pelos blancos en labradores color negro o chocolate pero de ahí a que el labrador sea de dos colores hay un paso importante.

7. Vemos en el blog de Javer-Keleb que en vuestro criadero os preocupáis de la educación del cachorro y de esa época crítica del imprinting. ¿Qué hacéis desde que nace el cachorro para socializarle bien?

Desde que nacen los cachorros están en una habitación solos con su mamá. Una habitación aislada, en la que se cuida la temperatura, la luz y se vigilan, de hecho, he llegado a dormir ahí mismo. Es una habitación más de la casa, donde vivimos, pero a la que se accede directamente del exterior. Desde que tienen un mes ya juegan entre ellos. La mama los está enseñando a esta edad a ser perros por decirlo de alguna manera. Siempre y cuando el clima lo permita los pongo en un parque muy amplio y a la intemperie. No dejo que tengan mucho contacto con gente ni que vengan a verlos antes de que al menos tengan una vacuna. Si juego yo con ellos, estimulando que jueguen con juguetes que mordisquean etc… Fomento el juego y que vayan teniendo actividad e interactúen entre ellos. Si viene mis primitos pequeños a verlos si los dejo que los vayan acariciando y jueguen un poco. Es un momento clave para los cachorros y es muy importante que desde cuanto antes tengan contacto, con personas. Sopesando siempre el riesgo de que se contagien de algún virus o bacteria que porte la persona visitante por eso hay que tener unos cuidados especiales con quien viene a visitarlos y en que condiciones.

 Es importante que tan pronto como sea posible nuestros cachorros tengan contacto con el exterior. Jueguen con otros perros, se acostumbren a andar por la calle oír ruidos, coches, gente que los toca etc…Este proceso se lleva a cabo más en firme cuando ya con unas diez semanas está el cachorro completamente vacunado. A esta altura su nueva familia debe sacarlo a pasear por sitios donde no haya peligro de que pueda contagiarse de otros perros callejeros o zonas con poca higiene o, en este aspecto, peligrosas.

Los seis primeros meses de vida son cruciales en la formación del carácter del cachorro y el contacto con el medio donde vive es vital para formar un carácter alejado de miedos o fobias.

8. Cuando nacen absorben como esponjas literalmente todo lo que hay a su alrededor,hay estudios que demuestran que si en los dos primeros meses no se relacionan adecuadamente tanto con su manada perruna como con humanos, en el futuro no unirán grandes lazos ni con unos ni con otros. Es importante para que creen lazos en el futuro con sus dueños que hayan tenido contacto con humanos desde que nacen. ¿En vuestro criadero pasáis tiempo con ellos desde que nacen? ¿Seguís algún tipo de mecánica con los cachorros? ¿Realizáis el test de Campbell? (un test donde se ven las actitudes de los cachorros)

Yo por motivos de prevención no suelo permitir que nadie desde que nacen pueda verlos. El motivo radica en el hecho de que alguien, sin mala fe, puede traer en los zapatos por ejemplo alguna bacteria, virus, etc… y puede afectar a toda la camada incluso a la madre. Hasta que no tienen como mínimo la primera vacuna ya con más de 40 días no permito visitas y tampoco mucho rato ni dentro de la habitación habitual. En el proceso de socialización a medida que van creciendo y empiezan a jugar intento estimularlos con juguetes para cachorros,y ahí ya voy viendo cual es más pasota o cual presta más atención. También dejo a los más pequeños de mi familia compartan algunos ratos con ellos, los acaricien y jueguen, así se van acostumbrando al trato con personas. En solo una ocasión he realizado el test de Campbell con dos cachorras y el resultado en ambas fue muy similar. Hay que tener en cuenta que yo estoy en contacto con los cachorros desde que nacen y en sus ratos de juego los observo y ya se aproximadamente como son. Veo cuál es más dominante, cual más nervioso cual es más independiente, etc… Además el test de Campbell requiere una especialización, de la que yo carezco, para interpretar adecuadamente todos y cada uno de los gestos que tenga el cachorro para poder hacer una predicción lo más exacta posible sobre el futuro carácter del perro.

9. ¿Es posible que los futuros dueños vayan al criadero a conocerles desde que nacen? Se ha extendido la idea de que es malo tocar al cachorro cuando nace porque sino la madre le rechaza. ¿Qué hay de verdad en esto?

Con respecto a que la madre si alguien desconocido los toca luego ya no los quieran no es un caso que me haya sucedido nunca. De hecho si que me ha ocurrido lo contrario y cuando yo he cogido algún cachorro y la madre ha venido reclamándome lo que es suyo y dejando a los demás en su paridera. Otra cosa sería retirar de la camada un cachorro durante un periodo más o menos largo como un par de días y luego incorporarlo. Es algo que no he tenido la necesidad nunca de comprobar. Yo por motivos de prevención no suelo permitir que nadie desde que nacen pueda verlos. El motivo radica en el hecho de que alguien, sin mala fe, puede traer en los zapatos por ejemplo alguna bacteria, etc… y puede afectar a toda la camada incluso a la madre. Hasta que no tienen como mínimo la primera vacuna ya con más de 40 días no permito visitas y tampoco mucho rato ni dentro de la habitación habitual.

10. ¿Cuál es el error que más se comete con los Labradores? Cuéntanos una anécdota desde tu experiencia con el criadero.

A día de hoy hay criadores, que se venden como profesionales, que no tienen en cuenta la salud en caderas y codos, u otros aspectos, de sus perros y no dejan pasar la oportunidad de criar con perros enfermos, eso me indigna. También he visto cruces mal hechos en los que no se ha tenido en cuenta la genética del color y la presencia del gen chocolate con el gen amarillo en ambos reproductores, eso ha dado lugar a dudley (perros sin pigmentación) consecuencia que desemboca en perros alérgicos o problemas de piel en el largo plazo. Un error en el que al comienzo de esta afición caemos el 99 por ciento de los aficionados es pensar que el pedigree de un cachorro repleto de ascendentes campeones es garantía de calidad. Otra estrategia, con carácter comercial, muy utilizada consiste en ir al rebufo del éxito de un determinado macho para vender cachorros por que su papa ha tenido o tiene éxito en exposiciones o es multicampeón o a tenido una descendencia buena con otra hembra, como si esta no hubiera contribuido geneticamente. No cualquier macho vale para cualquier hembra ni viceversa. El objetivo de esta forma de criar es meramente especulativo sin tener como meta dar lugar a ejemplares con unas cualidades determinadas. La ilusión que tenemos a medida que vamos aprendiendo nos lleva a juicios de valor u opiniones equivocadas, sobres los demás, otros criadores, jueces, resultado de exposiciones caninas etc… que con el tiempo corregimos y cambian a medida que vamos adquiriendo experiencia.

 Como anécdota:

Me quedé de piedra en mi ultima camada como una chica que vino a recoger su cachorro lo reconoció dentro de un recinto donde había seis machos y cinco hembras, hermanos de la misma camada, al segundo siguiente de llegar a verlos, es lo más parecido a amor a primera vista que he podido observar en la vida. Algo que no hubiera podido hacer yo, con tanta rapidez, que no los perdí de vista desde que nacieron y ya tenían dos meses. Ella solo lo había visto en una foto donde ya lo había elegido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*