→ Visita nuestra tienda de 🐠 Accesorios para Peces 🐠

Peces de Agua Fría

Peces de Agua FríaLos peces de agua fría son sin lugar a dudas los más mantenidos en cautividad. Son una excelente opción para las personas a las que les gusta mucho disfrutar del mundo animal pero que no poseen demasiado tiempo para dedicar a sus cuidados. Con un acuario de cristal se puede llegar a construir un excelente hábitat para los peces de agua fría.

Muchos aficionados a los animales de compañía no pueden hacerse cargo de un perro o de un gato, ya que necesitan muchos cuidados y una atención constante. Los peces de agua fría son una excelente alternativa para esas personas porque son fáciles de cuidar y apenas requieren tiempo.

Eso hace que puedan vivir realmente bien en casi cualquier circunstancia. Los peces apenas dan quebraderos de cabeza, especialmente los de agua fría porque son mucho más fáciles de cuidar. Además, existen especies de una gran belleza que pueden convertirse en el centro de atención de cualquier hogar. Ver nadar a los peces de agua fría puede ser un fantástico pasatiempo. Comen y viven de forma tranquila en un espacio que puede llegar a ser completamente decorativo. Además, no necesitan atención continuada. Sin embargo, los peces de agua fría requieren unos cuidados básicos y es imprescindible conocerlos muy bien para que los animales se encuentren en perfecto estado en todo momento. Lo más importante es que los peces se encuentren como en estado salvaje.

Características de los Peces de Agua Fría

Los peces de agua fría se caracterizan por presentar una gran variedad de formas y de colores. Su principal ventaja es que pueden vivir en agua de temperatura ambiente, aunque soportan perfectamente los cambios de temperatura y eso hace que puedan habitar tanto en aguas frías como en cálidas y templadas. Es decir, resisten bastante bien las oscilaciones que el tiempo produzca sobre el agua. Esa es una de las principales diferencias entre los peces de agua fría y los peces tropicales o de agua cálida. Eso hace que ese tipo de peces sean mucho más resistentes y fáciles de cuidar.

Por norma general requieren unas temperaturas entre los quince y los veinticinco grados centígrados o celsius para poder vivir tranquilamente. Sin embargo, hay algunas excepciones ya que algunas especies no aguantan ese abanico de temperatura tan amplio. Por ese mismo motivo hay que informarse bien sobre los cuidados de cada variedad en concreto. La mayoría de los peces de agua fría pueden adaptarse muy bien a las situaciones más extremas y eso garantiza su supervivencia.

Las diferentes mutaciones y la evolución que han sufrido los peces a lo largo del mundo hace que haya especies muy diferentes entre sí a lo largo de todos los continentes. La cría selectiva en cautividad ha hecho que muchas especies adquieran colores que en realidad no existen en estado salvaje y que son realmente impresionantes. En las tiendas de animales se pueden encontrar diferentes colores de peces de agua fría, así como variedades de distintos tamaños. La forma de la aleta es uno de los rasgos más característicos de cada especie. A la hora de crear un acuario para peces de agua fría hay que intentar observar mucho a los peces para detectar cualquier tipo de agresión o de incidencia.

Si un pez en concreto se aísla mucho hay que observarlo de forma continuada porque puede ser signo de enfermedad. La falta de apetito también puede representar la aparición de una patología. Es indispensable crear un espacio con peces compatibles entre sí. Aunque la mayoría de los peces de agua fría no son agresivos, algunas especies no se toleran y pueden surgir problemas. Para evitar ese tipo de circunstancias lo mejor es consultárselo al responsable de la tienda de animales.

Las disputas entre peces pueden ser de lo más agresivas e impactantes y si no se detecta el problema a tiempo pueden perderse diversos ejemplares. Las peleas entre peces pueden tener lugar tanto entre individuos de una misma especie o entre ejemplares de variedades diferentes. Fijarse en las escamas de los peces también es fundamental, ya que es la parte del cuerpo que más se deteriora al padecer cualquier tipo de enfermedades. En caso de detectar a un animal enfermo lo mejor es aislarlo rápidamente. Cualquier cambio de comportamiento drástico debe tomarse como señal de alarma.

Alimentación

Cuidar la alimentación de los peces de agua fría es fundamental para asegurar el bienestar de las mascotas en todo momento. En nuestra tienda de comida para peces de agua fría pueden encontrarse alimentos en diferentes envases de todas las marcas. La comida de fabricación industrial se presenta normalmente en forma de escamas o de sticks granulados. Los alimentos secos para peces deben ofrecerse tres veces al día en pequeñas cantidades. Si se dosifica bien la comida no se producen indigestiones y eso evita muertes prematuras. Además, de ese modo el agua se mantiene en todo momento en mejores condiciones de higiene. El alimento vivo para peces de agua fría también es muy común, especialmente para las especies de estanque que cazan sus propias presas. Algunas personas ofrecen a sus peces comida congelada, deshidratada y liofilizada.

Cuidados de los Peces de Agua Fría

Las necesidades de los peces de agua fría no son demasiado estrictas, pero hay que ofrecerles un hábitat con unas determinadas características para que vivan y crezcan totalmente bien. En primer lugar hay que acondicionar un buen recinto en el que puedan vivir perfectamente. Los peces de agua fría pueden vivir en un estanque o en un acuario interior. El agua debe mantenerse a una temperatura media que oscile entre los quince y los veinte grados centígrados. El pH del agua debe permanecer en torno al 7. Para saber si está correcto lo mejor es utilizar un test convencional que puede encontrarse en cualquier tienda de productos para mascotas. Para corregirlo existen artículos especiales que tienen un precio de lo más económico. El agua del acuario de los peces de agua fría debe estar bien limpia y para ello lo mejor es utilizar un buen filtro. La renovación del agua es fundamental.

Los expertos recomiendan cambiar un veinticinco por ciento del total del agua de la pecera al menos cada quince días. Para que los peces vivan muy bien es fundamental crear un buen sustrato. Se puede utilizar grava o arena especial. La pecera debe complementarse con todo tipo de ornamentos. En nuestra tienda de decoración para acuarios pueden encontrarse corales, plantas artificiales y todo tipo de figuras idóneas para crear un entorno enriquecido. Los peces de agua fría son fáciles de cuidar y por tanto son recomendables para las las personas con poca experiencia en la acuariofilia. No hay que recrear un biotopo demasiado complejo, pero si es bueno añadir rocas y troncos para crear diversos escondites entre los que los peces puedan moverse y ocultarse.

El goldfish es sin lugar a dudas el pez de agua fría más popular. En otros lugares se conoce como pez cometa o carpa dorada. La cría y la conservación de los peces de agua fría es algo que lleva haciéndose desde hace muchísimos años, en la antigüedad. En China y otros países asiáticos como Japón existe una gran tradición de la cría de peces ornamentales que generalmente son mantenidos en balsas y estanques. La cría de peces de agua fría también está estrechamente ligada con la alimentación, ya que muchos de esos peces criados en piscifactorías son destinados al consumo humano.

Mantenimiento

Mantener a los peces de agua fría es muy sencillo, pero hay que cumplir una serie de reglas básicas para que los animales estén siempre bien. El acuario debe ser espacioso para que puedan nadar tranquilamente para ejercitarse con total normalidad. La principal ventaja de este tipo de peces es que no necesitan ningún tipo de calentador porque pueden vivir a temperatura ambiente.

Las peceras deben contar con accesorios básicos para su mantenimiento como un buen filtro, productos de decoración y artículos para mejorar la limpieza. Además, si el acuario posee plantas acuáticas es imprescindible instalar una luz especial. Si se mantienen muchos peces de agua fría es conveniente instalar un oxigenador. Las plantas naturales y los peces sueltan sustancias que en caso de acumularse en exceso pueden ser tóxicas, por lo que hay que utilizar test para comprobar que los valores del agua del acuario están correctamente. El agua debe tratarse y ciclarse antes de que entren los peces a vivir y la temperatura debe oscilar los diecisiete grados. No hay que instalar demasiados peces para evitar problemas territoriales. Los peces de agua fría suelen ensuciar algo más el agua por lo que la limpieza debe ser constante. Los tubos fluorescentes son el mejor tipo de iluminación.

Ese tipo de luz favorece el crecimiento de las plantas, pero también de las algas por lo que hay que utilizar productos especiales para eliminarlas. La ventaja de los fluorescentes es que proporcionan mucha intensidad de luz y apenas producen calor, por lo que no elevan la temperatura del agua.

Goldfish

El goldfish, pez cometa, carpa dorada o Carassius auratus es uno de los peces de agua fría más comunes en cautividad. Desciende de las carpas convencionales que habitan el continente asiático. La variante más común es la naranja, pero hay diferentes razas muy relacionadas entre sí cuyas diferencias principales erradican en su fenotipo o aspecto físico. Son peces que requieren mucho oxígeno, por lo que deben ser mantenidos en espacios grandes con mucha agua. Existen diferentes tipos de goldfish entre los que hay que destacar el carpín, el pez rojo, el pez telescópico, el pez cometa o sarasa, el pez oranda, el pez escama de perla, el shubunkin, el ojos de burbuja, el cola de velo, el ranchu, el perca de sol, el cabeza de león, el dojo, la locha japonesa, el pez paraíso, la carpa koi, el neón chino y el barbo rosado.

Neón Chino

Se trata de un pez de pequeño tamaño que soporta aguas templadas y frías. Es un animal originario de las montañas de Hong Kong. Se caracteriza por tener unos colores muy llamativos y brillantes. Miden unos cinco centímetros de longitud y tienen un complexión delgada. Son peces de agua fría resistentes que suelen vivir en pequeños grupos de una decena de ejemplares por eso es mucho mejor no mantenerlos solos. Pueden convivir perfectamente con otras especies. Son fáciles de encontrar en las tiendas de animales y son idóneos para crear un acuario con una diversidad más variada. Son fáciles de cuidar y toleran casi cualquier tipo de alimento. No suelen ser portadores de enfermedades y se caracterizan por tener una gran resistencia. Son peces muy activos que en ocasiones saltan fuera del agua, por lo que hay que mantenerlos en un pecera cubierta.

Koi o Carpa Japonesa

La carpa koi es sin lugar a dudas uno de los peces de agua fría más populares entre los aficionados a los estanques. Es un pez pariente de la carpa común pero cuyo origen se remonta a países asiáticos como China y Japón. Su popularidad ha hecho que se extiendan por todo el mundo. La cría en cautividad o el cultivo de la carpa japonesa ornamental se hizo muy común en China a partir de la dinastía King, pero en Japón esa misma afición se incrementó a partir de la era de Yayoi. En muchos lugares de Asia se dice que mantener al pez koi trae buena suerte. Son peces de agua fría muy resistentes que toleran bien los inviernos en nuestro país. Aunque parezca algo increíble pueden llegar a medir más de un metro y medio de longitud. Son fáciles de encontrar en las tiendas de animales. Hay peces koi de muchos colores y la singularidad de cada individuo determina su precio final. Hay ejemplares valorados en cantidades surrealistas, pudiendo a costar muchos miles de euros. Son peces muy fáciles de mantener recomendables para principiantes. Pueden comer escamas, gránulos e incluso alimento vivo. Su esperanza de vida es de en torno a unos treinta años.

Pez Ojos de Burbuja

Se trata de un animal procedente de China que pertenece al grupo de peces conocidos como Goldfish. El pez ojos de burbuja tiene una forma muy extraña que lo caracteriza rápidamente. Su aspecto es único. Tienen unas burbujas sobre los ojos que llaman la atención Son bolsas llenas de un líquido que pueden estallar al entrar en contacto con otros peces del acuario. Por ese motivo son peces más bien solitarios. Sin embargo, no hay que preocuparse por eso porque vuelven a crecer con el paso del tiempo. Tienen un tamaño que oscila entre los diez y los quince centímetros. Nadan de una forma lenta y pausada. No son peces agresivos, pero les gusta estar a solas y no hay que mantenerlos en peceras con demasiados individuos para evitar agresiones. Se adaptan fácilmente al agua fría, por lo que pueden vivir tanto dentro de casa como fuera en cualquier tipo de balsa o estanque. Existen peces ojos de burbuja de diversos colores como el naranja, el chocolate o el blanco. Comen de forma voraz y tienen que tener siempre alimento de primera calidad a su alcance.

Pez Cabeza de León

El pez cabeza de león es una variedad de Goldfish bastante antigua que surgió en China con el objetivo de recrear la imagen del shishi o perro león mitológico. En el siglo XVII fue introducido en Japón. Fue allí donde se consiguieron crear cabezas más redondeadas y compactas. Tienen una esperanza de vida que varia entre los cinco y los diez años en función de muchas variables. Pueden medir hasta veinticinco centímetros. Su cuerpo es redondeado y su principal característica es que tienen una especie de boina sobre la cabeza. Además, carecen de aleta dorsal. Cuando son pequeños la parte pronunciada de la cabeza no es demasiado evidente. Son peces muy atractivos bastante populares en cautividad. No son buenos nadadores y en ocasiones se mueven bastante inclinados hacia delante. Pueden vivir en un estanque, aunque no es demasiado recomendable en

Betta Splendens

El Betta splendens o pez luchador de Siam es un animal único con una belleza muy característica. Se han hecho muy populares durante los últimos tiempos y es común encontrarlos en cualquier tienda de animales de compañía. Son peces de agua fría con un carácter muy pronunciado y suelen llevarse mal con otros peces, incluso de su misma especie. Suelen medir unos cinco centímetros de longitud. En realidad es un pez tropical, pero es capaz de adaptarse muy bien a las bajas temperaturas y pueden vivir en los acuarios de agua fría. Existen muchos colores. Su cría en cautividad ha hecho que surjan muchas tonalidades llamativas y novedosas. Las hembras pueden vivir en pequeños grupos, pero los machos deben mantenerse por separado porque su carácter los convierte en animales muy combativos. Existen alimentos comerciales apropiados para ellos, aunque la dieta puede complementarse con pequeños invertebrados acuáticos. Es un pez fácil de cuidar siempre que se cumplan unas normas básicas.

Pez Telescopio

El pez telescopio, demekin o moro negro es un animal procedente de China que puede englobarse dentro de los Golfish más comerciales. Su aspecto aterciopelado destaca por tener unos ojos con las órbitas muy pronunciadas. Existen peces telescopio de todos los colores. Los ojos sobresalen tanto de la cabeza que le confieren un aspecto muy llamativo. El pez telescopio es uno de los peces de agua fría más fáciles de encontrar y más fáciles de mantener, pero no deben vivir en estanques porque las temperaturas excesivamente frías pueden hacer que se aletarguen demasiado. No son animales agresivos y pueden convivir perfectamente con otros peces. No son demasiado exigentes en cuanto a las condiciones del agua. Su alimentación es omnívora y devoran con avidez cualquier alimento seco comercial. Tienen una esperanza de vida que varia entre los siete y los nueve años aproximadamente. Comen casi de todo, por lo que se les pueden ofrecer escamas convencionales. Aunque no son difíciles de mantener hay que controlar muy bien todos los parámetros para asegurarse de que viven y crecen con total normalidad.

Convivencia entre Peces de Agua Fría

Al contrario de lo que sucede con muchas especies tropicales, la gran mayoría de los peces de agua fría son completamente amigables con individuos tanto de su misma especie como de variedades diferentes. Eso es especialmente ventajoso a la hora de crear acuarios y peceras con una gran diversidad porque los conflictos no suelen ser comunes. Sin embargo, aún así hay que tomar algunas medidas básicas para que la convivencia de los peces no se estropee. Mantener a muchos peces en un especio reducido puede ser un problema. Incluso las especies más pacíficas si se ven claramente amenazadas por falta de espacio o por escasez de comida es normal que se vuelvan agresivas y que se produzcan ataques. Para evitar ese tipo de incidencias hay que mantener siempre a los peces en perfecto estado, por lo que deben disponer de la comida necesaria y deben ser mantenidos en recintos espaciosos para que la superficie total del agua no se convierta en una limitación conflictiva.

Mantener un Acuario de Agua Fría

Este tipo de peces son fáciles de mantener, pero de todos modos hay que tener muchas cosas en consideración y en ocasiones resulta necesario leer mucho al respecto para hacerlo lo mejor posible. Si bien es cierto que no necesitan un calentador para poner el agua en perfecto estado, es necesario vigilar la temperatura para evitar cambios bruscos ya que eso podría hacer que se estresen y terminaría repercutiendo negativamente en su estado de salud. Hay que utilizar una red para limpiar la maleza del agua de forma continuada, especialmente si se mantienen también plantas acuáticas y crustáceos. El filtro debe funcionar al menos unas nueve horas al día y su potencia tiene que venir determinada por las dimensiones de la pecera y por la cantidad de peces que convivan en el recinto. No hay que olvidar que los peces son animales y nunca deben ser tratados como objetos decorativos, por lo que hay que cuidarlos lo mejor posible para que siempre estén bien.

Cómo Cuidar un Pez de Agua Fría

Mucha gente nos pregunta cómo cuidar un pez de agua fría y por ese motivo vamos a intentar crear una guía básica y completa para que no haya dudas. En realidad cuidarlos es muy sencillo, ya que tienen necesidades muy básicas. Sin embargo, eso no quiere decir que no haya que preocuparse por mantenerlos bien porque siempre hay que ser constantes. En este artículo vamos a explicarte cómo cuidar de un pez de agua fría en apenas unos pasos muy básicos.

  • Observa cómo comen los peces para asegurarte de que todos lo hacen de la forma adecuada. Hay que ofrecerles una dieta completa, variada y equilibrada.
  • Instala un filtro de calidad en el lugar adecuado para que el agua esté bien limpia en todo momento. Es muy importante mantener la higiene del recinto.
  • Introduce en el acuario solo peces compatibles.
  • Cambia el agua de forma constante.
  • Controla la temperatura del agua.
  • Vigila que tus peces no estén enfermos.
  • Instala el acuario en una zona en la que no le de el sol.

Entre las mejores variedades de peces de agua fría para mantener en cautividad se encuentran las carpas japonesas o koi, los goldfish o peces cometa, los neones, los barbos, los peces betta, las lochas dojo, los peces telescopio y los peces burbuja entre otras especies muy reconocidas y fáciles de encontrar en las tiendas de animales. Saber cómo cuidar a peces de agua fría es sencillo siguiendo todos estos consejos porque son animales sencillos de mantener en un hogar convencional.

1 comentario

  1. Los peces de agua fría son muy fáciles de cuidar. Yo empecé manteniendo una parejita y ahora tengo un acuario completo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*