→ Visita nuestra tienda de 🐹 Accesorios para Roedores 🐹

Petauro del Azúcar

Petauro del AzúcarEl petauro del azúcar es un pequeño marsupial procedente de Australia e Indonesia. Su nombre hace referencia a su preferencia por los alimentos azucarados como el néctar.

+ Jaulas para petauros del azúcar

En inglés se conocen como suglar glider, que significa planeador del azúcar. Eso es debido a la capacidad de planear mediante las membranas que unen sus extremidades. Este es su rasgo más característico y uno de los elementos que los hace más especiales. Debido a la evolución convergente tienen características similares a las ardillas voladoras, aunque en realidad no están relacionados.

Su nombre científico, Petaurus Breviceps, significa equilibrista de cabeza corta. Su larga cola no solo es útil para mantener la compostura en lo alto de los árboles, sino que además les sirve como timón durante los vuelos. Hace más de quince años que comenzaron a verse como mascota, pero es ahora cuando están arraigando en hogares de todo el mundo. La alimentación del petauro del azúcar es de lo más sencilla. La base de su dieta deben ser las frutas y los vegetales, debiéndose complementar con alimentos proteicos como los grillos y papilla rica en glucosa, como podría ser el néctar para colobríes. Además, deben tener siempre a su disposición pienso especial para petauro.

En caso de no poder conseguir, se recomienda proporcionarles pienso seco para gatos. Los petauros del azúcar se reproducen dos veces al año, naciendo uno o dos gazapos en cada parto. Las crías de petauro del azúcar están muy poco desarrolladas al salir del vientre de la madre, pero cogen un buen tamaño con muy pocas  semanas. En estado adulto apenas alcanzan los veinte centímetros de longitud. Son animales crepuscusculares y están más activos durante el amanecer y el anochecer.

Actualmente podemos encontrar petauros del azúcar nacidos en cautividad y criados a papilla que son completamente dóciles y altamente recomendables como mascota. En caso de decidirnos por un ejemplar salvaje, el amansamiento será bastante más complicado y deberás armarte de mucha paciencia. Deberemos utilizar una jaula más alta que larga porque los petauros del azúcar son animales semiarborícolas. Si les proporcionamos troncos y lianas por los que trepar harán continuamente ejercicio y se mantendrán en un buen estado de salud.

Socializar a un Petauro del Azúcar

A la hora de socializar a un petauro del azúcar es necesario tener varios puntos en cuenta. Para adiestrar a una nueva mascota se debe prestar especial atención al factor de la edad y a la procedencia del animal. Los animales jóvenes siempre son más fáciles de socializar que los adultos. El carácter individual de cada ejemplar también puede acelerar o ralentizar en gran medida el proceso educativo, aunque es una circunstancia remediable.

Los petauros salvajes capturados en su zona de origen tienen los instintos primarios muy desarrollados y es casi imposible conseguir una completa domesticación. Por eso es muy recomendable adquirir únicamente mascotas nacidas en cautividad. Sin embargo, eso no garantiza que sean dóciles. Dentro de los ejemplares cautivos se encuentran los criados por los padres y los criados a mano.

Los petauros del azúcar que han crecido con los padres son más dóciles que los capturados, pero todavía tienen los instintos primarios muy presentes. Se pueden socializar, pero el proceso es largo y tedioso.  En cambio, los petauros papilleros son completamente dóciles ya que han sido criados a mano y no heredan el comportamiento más primitivo adquirido por los padres. En caso de adquirir un ejemplar no criado a mano el acercamiento debe ser paulatino. Para empezar es recomendable darle comida con la mano. Hay que hacerlo con sumo cuidado, manteniendo las distancias en todo momento porque puede intentar atacar. Cuando el animal no parezca reacio a comer delante de la presencia del cuidador llega el momento de empezar con las primeras caricias. Es mejor hacerlo en la base de la cola, donde empiezan las piernas traseras de la mascota. Durante el día los petauros están más aletargados y puede que se muestren menos ariscos. Con mucho trabajo puede conseguirse una domesticación casi completa, pero es mucho más recomendable adquirir un ejemplar papillero que se muestre dócil desde el primer día.

Guía para Comprar un Petauro

El petauro del azúcar es un marsupial de pequeño tamaño procedente de Ásia y Oceanía. Se trata de una mascota curiosa y muy fácil de mantener cuya principal característica son las dos membranas que unen sus patas delanteras y traseras permitiéndoles planear. Los ejemplares adultos apena alcanzan los quince centímetros de longitud.  Los petauros están acostumbrados a vivir en grandes colonias en su hábitat natural, por lo que es recomendable mantenerlos en parejas o en pequeñas colonias. A continuación adjuntamos el índice del contenido al que hay que atenerse para cuidarlos perfectamente. Agradecen convivir con otros de su especie e interactúan frecuentemente mediante el juego. Es recomendable ofrecerles una dieta variada rica en frutas, vegetales frescos y pienso específico. Siempre deben tener agua fresca a su alcance. Se recomienda utilizar un recinto con unas dimensiones mínimas de 70x50x35 centímetros, aunque lo más recomendable es utilizar una pajarera de interior. El habitáculo debe ser complementado con nidos y juguetes.

Cuidados del Sugar Glider

El sugar glider es un pequeño marsupial procedente de las islas asiáticas y oceánicas. Su principal característica es la membrana que se extiende desde las muñecas hasta los tobillos permitiéndoles planear por el aire distancias considerables. En su hábitat natural se mueven de un árbol a otro y se alimentan de la savia de los eucaliptus y de la goma de las acacias. Son tan ágiles que pueden capturar pequeños insectos en pleno vuelo. Las hembras de petauro del azúcar poseen un marsupio donde se resguardan las crías más pequeñas nada más nacer. La reproducción de los petauros es muy sencilla. En cada parto dan a luz entre una o dos crías. Las crías nacen siendo prácticamente embriones y terminan de desarrollarse en la bolsa marsupial. Empiezan a salir al exterior cuando alcanzan un desarrollo similar al de los mamíferos neonatos, lo que puede suceder entre los dos y los tres meses de vida. Cada hembra suele criar unas dos veces al año.

El petauro del azúcar es una mascota exótica cada vez más común en cautividad. Son mamíferos muy longevos en relación a su pequeño tamaño y pueden vivir hasta quince años. En su hábitat natural tienen una tonalidad marrón debido a que se impregnan de la savia de los árboles, pero los cautivos suelen ser más grisáceos. Los machos tienen dos glándulas que utilizan para marcar el territorio. La más visible está situada en la zona central de la cabeza y se ve claramente cuando el macho alcanza su madurez sexual. La otra se esconde bajo la barbilla. Tienen una tercera en común con las hembras situada en la zona perineal. Los petauros del azúcar son animales arborícolas, por lo que deben ser mantenidos en jaulas con una altura considerable.

Jaula y Alojamiento

El petauro del azúcar es un animal exótico procedente de las islas oceánicas, pero se han adaptado muy bien a la vida en cautividad. Sin embargo, hay que ofrecerles una serie de cuidados básicos para garantizar su bienestar a largo plazo. Lo más importante es ofrecerles una jaula más alta que ancha y larga porque son animales arborícolas a los que les encanta trepar. La jaula del petauro debe complementarse con todo tipo de accesorios entre los que nunca puede faltar un buen refugio en el que poder esconderse en cualquier momento del día. También sería muy apropiado introducir juguetes, pelotas y escaleras para favorecer la interacción de los animales con el entorno. Hoy en día es fácil encontrar todo tipo de productos para los petauros en tiendas de animales exóticos como la nuestra, por lo que cuidar de ellos en el hogar se ha convertido en una tarea sencilla.

Ahora que ya sabemos que cuidar de un petauro es realmente fácil vamos a complicar un poco las cosas. Los petauros son animales acostumbrados a vivir en grandes colonias de más de cincuenta ejemplares, por lo que en caso de estar solos podrían sentirse realmente mal. Los expertos apuntan que crear parejas o pequeños grupos les ayuda a estabilizar su salud psicológica. Sin embargo, la convivencia en ocasiones puede ser complicada y eso dificulta mucho sus cuidados más básicos. No todos los petauros se toleran entre sí, por lo que hay que ir con mucho cuidado a la hora de juntarlos. En el momento de introducir a un nuevo petauro del azúcar a la jaula hay que observar el comportamiento de los ya residentes para ver si lo toleran o no. Lo mejor es desinfectar previamente todo el recinto y sus objetos para que no haya ningún rastro de olor. De ese modo el espacio será nuevo para todos y no habrá problemas relacionados con la territorialidad.

Alimentación del Petauro del Azúcar

La dieta del petauro del azúcar en cautividad debe ser diferente a la que los animales toman en estado salvaje, ya que debe ser creada en función de la actividad y del comportamiento de cada mascota. La alimentación de los petauros en cautividad es más compleja que la de cualquier animal convencional como un perro o un gato. No pueden sobrevivir únicamente a base de pienso seco, sino que requieren un plan alimenticio un poco más complicado. La dieta es el factor más importante en el mantenimiento de los petauros del azúcar. De ella depende la salud del animal. Los criadores de todo el mundo llevan años emulando una alimentación con los mismos aportes que reciben en libertad, pero han visto que es mejor variar algunos parámetros porque un animal cautivo no se ejercita ni tiene los mismos requerimientos que uno salvaje.

Los petauros del azúcar quitan la corteza de los árboles con sus dientes y absorben la savia supurada para alimentarse. También capturan insectos, recogen frutos y devoran hojas. En cautiverio no gastan tanta energía, lo que hace que las necesidades básicas de grasas sean muy inferiores. Por eso se recomienda alimentarlos a base de frutas, verduras y pienso seco, todo complementado muy ocasionalmente con alimento vivo. La dieta de los petauros del azúcar en cautividad debe ser complementada con calcio y vitaminas para que las mascotas no sufran deficiencias nutritivas. Entre las frutas que más suelen gustarles se encuentran las manzanas, las peras y los melocotones. También les encanta el melón y la sandía. No es conveniente abusar del plátano porque contiene mucho potasio. Hay que escoger un buen pienso seco a ser posible específico para petauros. En caso de no encontrar se puede optar por el pienso para gatos light. La alimentación siempre debe proporcionarse al anochecer y los restos sobrantes deben ser retirados.

Galería de Fotos

Mucha gente se pone en contacto con nosotros para recibir fotos de petauros, por ese motivo hemos decido crear una pequeña galería fotográfica con las imágenes más destacadas. Como internet ya está lleno de fotografías de planeadores del azúcar hemos decido cuidar mucho esta sección y ofrecer solamente fotos únicas con el fondo blanco para que la majestuosidad de los petauros pueda apreciarse fácilmente. A continuación os dejamos una colección con las mejores imágenes que hemos podido adquirir de grandes fotógrafos especializados en la materia.

 Fotos de Petauros del Azúcar

Fotos de Sugar Glider

Fotos de Petaurus Breviceps

Como se puede ver en las fotos superiores los petauros son animales únicos con un aspecto muy distinguido. Sin embargo, las mejores instantáneas son aquellas en las que se pueden ver a las mascotas planeando porque sin lugar a dudas esa es su cualidad más curiosa. Esa misma cualidad hace que deban ser sacados continuamente de su recinto porque necesitan ejercitarse correctamente.

El Petauro como Mascota

Mucha gente se pregunta cómo es el petauro como mascota. Este animal es cada vez más conocido a lo largo de todo el mundo. Lleva ya más de quince años pudiéndose encontrar en cautividad, pero es ahora cuando están siendo más reconocidos. Han estado de moda en Estados Unidos y en varios países europeos. En España todavía no se han vendido masivamente, pero cada vez están alcanzando mayor popularidad. Si adquirimos un petauro papillero como animal de compañía será completamente dócil y podrá interactuar sin problemas con todos los miembros de nuestra familia. En caso de decantarnos por un ejemplar adulto tardaremos bastante más a establecer una serie de lazos con nuestra mascota, pero con mucha paciencia todo es posible. La convivencia convergente con otras especies es relativamente fácil de conseguir. Son animales muy pacíficos y no causarán problemas mayores.

El petaurus breviceps es una mascota muy agradecida y en poco tiempo es capaz de reconocer la voz y el olor de su dueño. Los petauros del azúcar son altamente recomendables como mascota por su pequeño tamaño y su fácil mantenimiento. Podemos encontrar los productos adecuados para su cuidado en cualquier tienda de animales y no supondrán un gasto económico notorio. La alimentación es sencilla. Si no encontramos pienso especial para la especie podemos utilizar alimento completo para gatos bajo en colorías. Todo ello debe ser complementado con frutas y vegetales que aportarán los niveles óptimos de vitaminas. Son animales que con el tiempo han evolucionado para vivir en las alturas y por ello es recomendable ofrecerles una jaula más alta que ancha. Enriquecer el interior con troncos y escondites será muy favorable para su salud física y psicológica. Es indispensable sacarlos al menos una vez al día para que puedan planear de un lado al otro de la habitación y así  además de hacer ejercicio disminuirá la probabilidad de aparición de problemas locomotrices a largo plazo.

Mutaciones de Color

Después de años de cría y de selección se han conseguido sacar diversas mutaciones de color y por ese motivo ya pueden verse petauros completamente blancos, manchados o incluso totalmente negros. El color clásico es el que se encuentra en estado salvaje, que combina el grisáceo con rayas oscuras. Una de las coloraciones más impactantes es el petauro leucístico. Son animales completamente blancos, pero se diferencian de los albinos porque los leucísticos tienen los ojos negros. Los petauros cara blanca son una de las variaciones más extendidas y económicas. Su principal característica es que tienen el rostro mucho más claro. Los petauros mosaico combinan el color blanco con el gris o con el negro, formando cuerpos con un aspecto de lo más atractivo. Últimamente han empezado a extenderse animales de color champagne y animales con el pelaje de color plateado. Existen muchas más mutaciones y variantes de color cuyos precios pueden elevarse hasta cifras realmente escandalosas, ya que algunas tonalidades valen varios miles de euros.

Enfermedades en los Petaurus Breviceps

Los petauros pueden experimentar diversas enfermedades, la gran mayoría de ellas derivadas de una incorrecta alimentación. Entre ellas cabe destacar la deficiencia de calcio, la diarrea e incluso la deshidratación. Con una dieta completa y equilibrada pueden prevenirse. Pueden experimentar también dolencias de ámbito psicológico como la depresión, especialmente si los ejemplares son mantenidos en solitario o si no son correctamente manipulados. Algunos petauros experimentan patologías más graves como las infecciones urinarias o respiratorias, en cuyo caso hay que acudir rápidamente a un veterinario especialista para que intente resolver el problema cuanto antes. Al detectar cualquier síntoma de un cuadro clínico hay que actuar con rapidez y eficacia, porque de ello puede depender la supervivencia de las mascotas.

Clasificación Taxonómica

Tener algunas nociones iniciales sobre la clasificación del petauro del azúcar es muy importante a la hora de conocer mejor algunas características básicas de la especie. La ordenación de los marsupiales puede verse a través de una escala explicativa de las que derivan numerosas características. En primer lugar hay que dejar claro que los petauros pertenecen al reino animalia. Eso quiere decir que tienen características celulares como el ADN en el interior del núcleo, que comen por ingestión, que son heterótrofos, que poseen un sistema nervioso, que su cuerpo es musculoso y que se reproducen sexualmente. El subreino metazoos hace que utilicen una matriz extracelular. El phylum chordata define la utilización de un cordón nervioso dorsal y se caracteriza por la posesión de una cola. Algunas de las características de la clase mammalia son que producen pelo, que tienen glándulas mamarias, que son endotérmicos y que su corazón está compuesto por cuatro cámaras.

Los petauros del azúcar pertenecen a la subclase theria, por lo que no nacen de huevos. Al estar englobados dentro de la infraclase metatheria no nacen con placenta, no están bien desarrollados al nacer, evolucionan en el marsupio de su madre y poseen órganos reproductivos bífidos. El orden marsupialia indica que crían gazapos poco desarrollados y que tienen una bolsa con múltiples ubres para mantener a los ejemplares más jóvenes. Pertenecer a la familia petauridae les otorga rasgos faciales obvios, una raya dorsal que cruza su espalda y hace que tengan los incisivos inferiores más grandes que los superiores. El género petaurus indica que son árboreos, crepusculares, omnívoros y que habitan zonas tanto de Asia como de Oceanía. Los petauros mantenidos en cautividad pertenecen la especie breviceps, lo que hace que vivan en grupos. El significado de la palabra no es otro que equilibrista de cabeza corta.

Hábitat Natural

Estudiar el hábitat del petauro del azúcar  es beneficioso para conocer los pequeños detalles que debemos tener en cuenta para  crear un entorno lo más confortable posible. El enriquecimiento del recinto es indispensable para una buena salud física y mental. En estado salvaje el sugar glider puede encontrarse en el noreste continental de Australia y en la isla de Tanzania. Además, también suele ser habitual en las zonas selváticas de Papúa Nueva Guinea y en gran parte de las Islas Indonesias. El hábitat natural de estos mamíferos son los bosques tropicales, especialmente los que están poblados de eucaliptos. Los planeadores del azúcar cazan insectos y pequeños invertebrados durante la noche, pero también se alimentan de la savia de los árboles. De ella extraen todas las vitaminas que garantizan su gran movilidad nocturna. Como son  animales arborícolas, pasan la mayor parte de los días sobre las copas de la floresta y solo pisan suelo firme en ocasiones de extrema urgencia como podría ser la presencia de un depredador.

Habitan zonas con una alta densidad de árboles y se desplazan por las copas mediante saltos y vuelos de corta distancia. Suelen vivir en pequeños grupos pero frecuentan zonas tan extensas que por estadísica se dice que en estado salvaje puede encontrarse un petauro por cada mil metros cuadrados. Los petauros del azúcar fueron introducidos en Tasmania alrededor del año 1835. Esto se sustenta por la carencia de restos óseos en los depósitos de huesos subfósiles. Su gran capacidad de adaptación ha hecho que aparezcan poblaciones donde antes no las había, especialmente en los países más cálidos. La destrucción de parte del hábitat de esos animales ha hecho que multitud de colonias hayan visto alterada su convivencia, pero afortunadamente por el momento la especie se encuentra en fase de preocupación menor y no peligra su continuidad.

Estado de Conservación

La conservación del petauro del azúcar no es un tema preocupante todavía porque no se encuentra en peligro de extinción. Es más, está considerado como una especie con protección menor. A pesar de la notable pérdida de su hábitat natural durante los últimos años, se han adaptado a vivir en zonas selváticas más apartadas. Lamentablemente, especies afines no corren la misma suerte y animales como el Petaurus Gracilis están en grave peligro. La conservación del petauro del azúcar debe ser estudiada aun no estando amenazado, porque en cualquier momento la situación puede dar un vuelco y es mejor ser precavidos. En Australia estos marsupiales están protegidos a nivel local, estatal y federal. La ley de la conservación del medio ambiente y la ley de conservación de la biodiversidad amparan al petauro como un animal nativo invulnerable. Gracias a esto las exportaciones están muy reguladas y apenas salen animales de ese país.

La ley de vida silvestre de 1975 permite que en el sur de Australia se pueda mantener a un solo petauro del azúcar sin permiso, siempre que haya sido adquirido lícitamente. Para poseer más ejemplares hay que pedir un permiso especial. Además, es completamente ilegal capturar o vender a los planeadores silvestres sin permiso. Los petauros del azúcar salvajes que encontramos en venta a lo largo de todo el mundo suelen proceder de grandes granjas indonesias en las que los animales son criados en un estado de semi-libertad. Lamentablemente la legislación de esos países es mucho menos restrictiva que la australiana y en gran parte de las exportaciones los animales no son tratados como deberían. Afortunadamente hoy en día es fácil encontrar en nuestro país ejemplares nacidos en cautividad, lo que garantiza la conservación del petauro del azúcar. Quizá el precio sea algo más alto, pero tendremos la garantía de estar adquiriendo un animal que a la larga nos dará menos quebraderos de cabeza. Es más difícil de cuidar que el hámster ruso.

Reproducción del Petauro del Azúcar

La reproducción es un tema que interesa tarde o temprano a todos los propietarios. El petauro del azúcar macho alcanza la madurez sexual a los cinco meses de edad, mientras las hembras lo hacen en torno a los nueve. En la naturaleza, los sugar glider se reproducen una vez al año, pero en cautividad pueden tener crías dos o tres veces, dependiendo de las condiciones climáticas y de la adecuación de su dieta. De todos modos no es recomendable abusar y se recomienda mantener a las parejas separadas al menos unos meses al año para evitar un exceso de partos que podría culminar en el debilitamiento de la hembra. En cada parto nacen uno o dos petauros. Según un estudio reciente en el 19% de los casos nace un solo gazapo, mientras que en el 81% restante nacen dos.

El periodo de gestación dura alrededor de 15 días, después de lo cual nace una cría poco desarrollada que se arrastrará hasta el marsupio donde terminará de crecer. Este proceso puede durar varios meses. Es prácticamente imposible saber si un petauro del azúcar está embarazado hasta que la cría haya nacido y se haya trasladado hasta la bolsa marsupial. Una vez en el marsupio, el petauro bebé se adhiere a su madre y permanece en el interior en torno a 70 días. La madre puede quedar embarazada de nuevo mientras tiene un gazapo en el marsupio. En unos dos meses más las crías estarán completamente destetadas y se valdrán por ellas mismas. Es decir, un bebé es autosuficiente a partir de los cuatro meses. Es importante suplementar la dieta de las hembras con calcio y vitaminas durante el embarazo y la lactancia. Eso evitará posibles cuadros abortivos y asegurará el óptimo desarrollo de los embriones.

Guía Rápida Sobre los Petauros

Datos Básicos:

Nombre científico: Petaurus breviceps.

Familia: Petáuridos.

Esperanza de vida: De ocho a quince años.

Longitud: Hasta diecinueve centímetros

Peso: En torno a los setenta gramos.

El petauro del azúcar es un marsupial de pequeño tamaño procedente de Ásia y Oceanía. Se trata de una mascota curiosa y muy fácil de mantener cuya principal característica son las dos membranas que unen sus patas delanteras y traseras permitiéndoles planear. Los ejemplares adultos apena alcanzan los quince centímetros de longitud. Los petauros reproductores no han sido manipulados. Sin embargo, con el trato constante puede conseguirse.

Petauro del Azúcar Reproductor

Información General:

Petauro del AzúcarEl petauro del azúcar un pequeño marsupial originario de las islas asiáticas y oceánicas. Su principal característica es la membrana que se extiende desde las muñecas hasta los tobillos permitiéndoles planear por el aire distancias considerables. En su hábitat natural se mueven de un árbol a otro y se alimentan de la savia de los eucaliptus y de la goma de las acacias. Son tan ágiles que pueden capturar pequeños insectos en pleno vuelo. Las hembras de petauro del azúcar poseen un marsupio donde se resguardan las crías más pequeñas nada más nacer.

La reproducción de los petauros es muy sencilla. En cada parto dan a luz entre una o dos crías. Las crías nacen siendo prácticamente embriones y terminan de desarrollarse en la bolsa marsupial. Empiezan a salir al exterior cuando alcanzan un desarrollo similar al de los mamíferos neonatos, lo que puede suceder entre los dos y los tres meses de vida. Cada hembra suele criar unas dos veces al año. El petauro del azúcar es una mascota exótica cada vez más común en cautividad. Son mamíferos muy longevos en relación a su pequeño tamaño y pueden vivir hasta quince años. En su hábitat natural tienen una tonalidad marrón debido a que se impregnan de la savia de los árboles, pero los petauros cautivos suelen ser más grisáceos.

Los machos tienen dos glándulas que utilizan para marcar el territorio. La más visible está situada en la zona central de la cabeza y se ve claramente cuando el macho alcanza su madurez sexual. La otra se esconde bajo la barbilla. Tienen una tercera en común con las hembras situada en la zona perineal. Los petauros del azúcar son animales arborícolas, por lo que deben ser mantenidos en jaulas con una altura considerable.

Recomendaciones:

Petauros del AzúcarLos petauros están acostumbrados a vivir en grandes colonias en su hábitat natural, por lo que es recomendable mantenerlos en parejas o en pequeñas colonias. Agradecen convivir con otros de su especie e interactúan frecuentemente mediante el juego. Es recomendable ofrecerles una dieta variada rica en frutas, vegetales frescos y pienso específico. Siempre deben tener agua fresca a su alcance. Se recomienda utilizar un recinto con unas dimensiones mínimas de 70 x 50 x 35 centímetros, aunque lo más recomendable es utilizar una pajarera de interior. El habitáculo debe ser complementado con nidos y juguetes.

 

Datos Básicos:

Nombre científico: Petaurus breviceps.

Familia: Petáuridos.

Esperanza de vida: De ocho a quince años.

Longitud: Hasta diecinueve centímetros

Peso: En torno a los setenta gramos.

Petauro Papillero

Petauro PapilleroUn petauro papillero es un planeador del azúcar separado de los progenitores a las pocas semanas de edad para que tenga buen carácter y se convierta en una excelente mascota. Los petauros del azúcar son animales exóticos cada vez más frecuentes en nuestro país. Poseen una membrana que se extiende desde los brazos hasta los pies denominada  patagio cuya principal función es permitirles hacer vuelos de de hasta cincuenta metros de distancia.

El petauro es un animal omnívoro. Su dieta debe ser rica en frutas, vegetales y proteínas. Puede utilizarse pienso para gato para suplir las carencias encontradas en cautividad. Los petauros son intolerantes a los lácteos. Hay que ofrecerles al menos tres días a la semana huevo cocido o pechuga hervida sin sal.

Los petauros bebé necesitan una papilla específica hecha con varias piezas de fruta. Es recomendable que una de ellas sea el plátano, ya que el gran aporte en potasio es muy beneficioso para ellos. Pueden utilizarse manzanas, peras, nectarinas y vegetales como el brócoli cocido. Todo ello debe triturarse con un poco de papilla de cereales para bebé, agua, huevo duro y un poco de queso fresco bajo en grasas. Puede suministrarse también una cucharadita de miel. La mezcla debe ofrecerse mediante una jeringuilla entre dos y tres veces al día según la edad del petauro. Para no tener que repetir el proceso a diario es conveniente hacer una gran cantidad y congelarla extendiendo el contenido sobre cubiteras para posteriormente descongelar cada día la porción necesaria. Los petauros papilleros no suelen beber porque su alimento es rico en líquidos, pero aún así es conveniente que tengan un pequeño recipiente con agua.

La jaula ideal para los petauros del azúcar pequeños tendría que tener unas dimensiones de 50x35x30 centímetros. Hay que fijarse en que las rendijas del recinto no sean demasiado anchas porque podrían escapar fácilmente. Es conveniente insertar un nido de madera con heno para que puedan refugiarse y para garantizar que se sientan más seguros. Cuando el animal crezca es conveniente trasladarlo hasta una jaula algo más alta.

1 comentario

  1. Tengo un petauro como mascota y es el mejor animal del mundo. Me encanta. El mío es criado a mano y es de lo más sociable y amigable. ¡Pronto voy a buscarle una parejita para ver si consigo criarlos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*