🐢 Tortugas de Tierra 🐢
🐢 Tortugas de Agua 🐢

Clases de Tortugas

Existen muchísimas clases de tortugas y hoy en día muchas de ellas ya pueden verse en cautividad. Los quelonios son reptiles muy extendidos por todo el mundo. Tal es así que existen muchas variedades completamente distintas entre sí. Las personas siempre se han sentido fascinadas por las tortugas. Tal es así que en numerosas culturas antiguas eran consideradas emblemas que representaban la fuerza y la constancia.

Eso ha influido en gran medida en nuestros días para que se hayan convertido en uno de los animales más solicitados entre los aficionados. Son animales generalmente muy resistentes, por lo que se han adaptado a vivir en todo tipo de entornos. Eso ha hecho que las diferencias entre unas especies y otras sean extremadamente considerables. Existen tortugas de tierra, acuáticas y tortugas que pueden combinar la vida en ambos lugares. La principal característica de las tortugas es el caparazón que las protege de los depredadores, aunque algunas variantes como la Pelodiscus sinensis poseen un caparazón blando.

Tortugas Terrestres

Las tortugas de tierra suelen habitar en zonas cálidas, aunque algunas variedades se distribuyen también por las estepas más frías. Para sobrevivir en esos lugares han desarrollado la capacidad de poder hibernar. Durante los meses con las temperaturas más bajas permanecen inactivas y al llegar el calor vuelven a moverse con total normalidad. Existen muchas especies de tortugas terrestres, pero las más habituales en cautividad son las tortugas de espolones, las tortugas leopardo, las tortugas rusas, las tortugas carbonaria y las tortugas mediterráneas. Todas las tortugas terrestres son herbívoras y son muy fáciles de mantener. Para ello solo hay que crear una instalación espaciosa con los parámetros necesarios para cuidar de cada especie. Las tortugas de tierra pueden reproducirse de forma sencilla en cautividad, por lo que hoy en día apenas se realizan capturas de ejemplares salvajes. Existen variedades de tamaño pequeño que no superan los quince centímetros de longitud en su estado adulto, pero algunos ejemplares pueden alcanzar el metro con gran facilidad. Tienen una gran longevidad y pueden vivir hasta cien años.

Tortugas Acuáticas

Existen tortugas de agua dulce y tortugas marinas o de agua salada. Las primeras son las más mantenidas como mascota ya que su tamaño en raras ocasiones supera los veinte centímetros. En el caso de las tortugas marinas esas dimensiones se pueden disparar hasta un tamaño muy superior. La principal característica de las tortugas de agua es que tienen diversas membranas entre los dedos de las extremidades para poder nadar mejor y para desenvolverse con facilidad por el agua. Aunque pasan todo el día dentro del agua, tienen que salir a la superficie cada cierto tiempo para respirar y para solearse ya que solo de ese modo pueden conseguir todas las vitaminas que necesitan para metabolizar correctamente el calcio. Al igual que los ejemplares terrestres, también se distribuyen por todo el mundo.

Tortugas Semiacuáticas

Existe una variedad de tortugas conocidas como semiacúaticas, que son todos aquellos ejemplares que no pueden englobarse propiamente en ninguna de las dos categorías anteriores porque comparten características de ambas. Las tortugas semiacuáticas pueden vivir tanto dentro como fuera del agua, por lo que conservan parámetros que las identifican con las dos clases de quelonios. Si bien pueden nadar y moverse por el agua con facilidad, la mayoría de las especies no presentan las populares paredes membranosas entre los dedos. Un buen ejemplo de ellas son las tortugas caja, que pueden nadar pero que generalmente se encuentran fuera del agua en zonas pantanosas generalmente muy húmedas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.