🐱 Accesorios para Gatos 🐱

Cómo Bañar a un Gato en Casa

Comida Rascado Juguetes Camas Protección Transporte Bowls Higiene Nutrición
Comida Rascadores Juguetes Camas Transporte
Comederos Antiparásitos Higiene Suplementos Collares

Saber cómo bañar a un gato en casa es de mucha ayuda, sobre todo porque normalmente a estas mascotas no les gusta nada el agua, y nos lo ponen un poco difícil. Aunque los felinos por naturaleza son muy limpios,  y lamiéndose se limpian perfectamente, si queremos habituarlo al baño es mejor empezar desde que son pequeños. Puede ser el caso de gatos de exposición, o gatos que por cualquier razón se han ensuciado más de la cuenta.

Comida Rascado Juguetes Camas Protección Transporte Bowls Higiene Nutrición
Comida Rascadores Juguetes Camas Transporte
Comederos Antiparásitos Higiene Suplementos Collares

En primer lugar comentaremos que la habitación o aseo donde vayamos a bañarlo tiene que estar a una temperatura cálida y sin corrientes de aire. Si el lugar donde se vaya a bañar es la bañera, lo ideal es colocar una alfombrilla para que el animal no se resbale y se asuste. Si no quieres introducirlo en la bañera, puede utilizar un recipiente de plástico que sea lo bastante grande para poder bañarlo con comodidad. Antes de empezar se le puede cepillar para arrastrar el pelo muerto y para eliminar los enredos que tenga, después colocar el champú y manopla cerca para tenerlo a mano.

El agua debe estar entre treinta a treinta dos grados. Cuando notemos que la temperatura es la adecuada, hay que ir introduciendo al gato dentro del agua poquito a poco y con tranquilidad, hablándole y haciéndole mimos al mismo tiempo para que se encuentre relajado y a gusto. Durante el baño hay que impedir que le entre agua en los oídos y en los ojos. Se le puede poner un poco de algodón en las orejas para evitarlo. Para la limpieza de oídos y ojos, existen productos específicos para gato. Al aplicarle el champú puedes masajear para arrastrar toda la suciedad y después en el aclarado procura echarle el agua desde el lomo hacia atrás para que no le caiga encima de la cara y se asuste. Procura estar tranquilo mientras efectúas toda la operación y le transmitirás lo mismo a tu mascota.

Cuando vayas a secar al gato lo puedes hacer con una toalla seca y tibia, lo frotas con rápidez pero sin apretar para eliminar todo el agua. Después le puedes pasar un algodón por las orejas para que absorba toda el agua que se haya podido acumular allí, a pesar de las precauciones que hayas tenido, así evitaremos infecciones del canal auditivo. Y por último tened en cuenta que el champú de personas no es bueno para los gatos. El pH de la piel no es la misma la de un felino que la de una persona, además corren el riesgo de intoxicarse ya que como hemos dicho anteriormente, los felinos se limpian el cuerpo lamiéndose.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.